Semanario Expresión up

PREOCUPANTE: MIL 766 ADOLESCENTES LAMBAYECANAS SE CONVIRTIERON EN MADRES EN EL 2017

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1049

  comentarios   

En el departamento, Chiclayo presentó el más alto índice de menores de edad que se convirtieron en madres.

 

Mil 766 adolescentes, entre los 12 y 17 años de edad, se convirtieron en madres el año pasado en el departamento. En Chiclayo un total de 915 menores alumbraron a sus primogénitos, mientras que en Lambayeque fueron 711 y Ferreñafe 134, según reportes oficiales de la Gerencia Regional de Salud.

 

El embarazo adolescente o precoz es aquel que se produce en una mujer que está pasando por la etapa de la adolescencia inicial o pubertad - comienzo de la edad fértil - entre los 10 y los 17 años. La mayoría de los embarazos en adolescentes son no deseados.

 

La coordinadora regional de la Estrategia Sanitaria de Salud Sexual y Reproductiva, Judith Ríos Baldera, manifiesta que de las 18 mil 110 gestantes atendidas en los diferentes centros de salud del departamento el año pasado, mil 766 tenían entre 12 y 17 años.

 

Mayormente las mujeres que fueron madres a muy temprana edad procedían de las zonas rurales de las provincias de Chiclayo, Lambayeque y Ferreñafe.

 

El embarazo precoz es la segunda causa de deserción escolar en el departamento, debido a que muchas de las gestantes tienen entre 11 y 17 años de edad. Sin embargo, en comparación a otros departamentos, en Lambayeque se presenta el menor porcentaje de adolescentes embarazadas.

 

PROVINCIAS

En la provincia de Lambayeque se han registró 711 casos de embarazo precoz. Así, 179 adolescentes alumbraron en el distrito de Mórrope, 149 en Olmos, 54 en Motupe, en Mochumí 47, 41 en Íllimo, 36 en Cañaris, 123 en el distrito capital, 32 en Túcume y 25 en Jayanca e igual número en Salas. En José los casos fueron 32.

 

En Ferreñafe de los 134 embarazos en la adolescencia inicial reportados hasta diciembre pasado, 32 corresponden a Incahuasi, 25 a Pitipo y 77 al distrito capital.

 

Asimismo, la Gerencia Regional de Salud informa que el mayor de número de embarazos en la pubertad se concentró en la provincia de Chiclayo, con 915 casos, registrándose 214 en el distrito de José Leonardo, seguido del distrito capital con 168 casos.

 

A la lista se suman 92 menores fueron madres en Pátapo, 86 en el distrito de La Victoria, 41 en Reque, 36 en Pomalca y Cayalti, 35 en Pimentel, 23 en Chongoyape, 19 en Oyotún, siete Picsi y 103 en los demás distritos de la provincia.

 

Judith Ríos expone que mayormente los embarazos en las adolescentes se deben a que tienen un poco de acceso a la orientación de los centro de salud porque aún tienen temor o vergüenza de acurdir a los establecimientos asistenciales. Si lo hicieran podría acceder a un paquete integral de salud adolescente en el que se trabajan medidas preventivas para el embarazo precoz.

 

“A pesar que nosotros contamos con 18 servicios diferenciados de salud de prevención de embarazo en la adolescente a nivel departamental, la concurrencia no es frecuente”, comenta Judith Ríos.

 

CHARLAS

Anota que con el propósito de reducir el embarazo en las adolescentes la Gerencia Regional de Salud continuará realizando campañas educativas en los diferentes centros de enseñanza del departamento, pero además que con la nueva Norma Técnica de Planificación Familiar, que se puso en marcha en el 2016 y que fortalece el trabajo de las promotoras de salud, es posible seguir orientando a los adolescente que ya iniciaron su vida sexual, a fin de instruirlos en el uso de anticonceptivos.

 

Con la información estadística recogida por la GERESA se ha establecido que los hombres y mujeres inician su vida sexual, aproximadamente, a los 11 años de edad.

 

La funcionaria invoca al sector educación de seguir articulando y fortaleciendo las acciones de prevención del embarazo en adolescentes, porque aún les falta trabajar con las familias y las comunidades para que estas conozcan la problemática y necesidades de los menores de edad.

Remarca que a través de la Estrategia de Salud Sexual y Reproductiva se tiene que velar por los derechos sexuales y reproductivos del menor, “ya que ellos tienen derecho de disfrutar su sexualidad, pero protegiéndose para evitar los embarazos no deseados o la transmisión de enfermedades”.

 

“Si bien es cierto que lo que se busca es el inicio de las relaciones sexuales no sea a muy temprana edad, somos conscientes que muchos adolescentes no se enfocan en implementar sus habilidades sociales, proyecto de vida o autoestima. Hay quienes inician su actividad sexual muy pronto y a ellos debemos enfocarnos para orientarlos, ayudarlos y prevenirlos”, señala.

 

HOGARES DISFUNCIONALES

Comenta que algunas de las menores que fueron madres en el 2017 provienen de hogares disfuncionales y no tienen fluidez de comunicación con sus progenitores, característica muy marcada en la población adolescente local.

 

“Hemos detectado que algunas de las menores que fueron madres en el 2017 provienen de familias no articuladas, con carencias educativas y falta de acceso a los centros de salud. Estamos trabajando articuladamente con el sector educación para que el adolescente tenga todo lo necesario y cumpla con el paquete de atención integral de salud que nosotros brindamos”, declara Ríos Baldera.

 

Anota que las niñas de 11 años de edad que quedan embarazadas corren el riesgo de atentar contra su vida, ya que su organismo aún no están preparado para sobrellevar el proceso de gestación.

 

Cuando se presentan estos casos lamentablemente se consideran como de alto riesgo y es necesario que las menores reciban cuidados especiales por parte de obstetras y ginecoobstetras, quienes se encargan de monitorear y atender los requerimientos mínimos de las adolescentes.

 

Explica que también se dan casos de muchas jóvenes madres que no reciben el apoyo familiar o de sus parejas, así como de recién nacidos que son abandonados o dados en adaptación. A esto se suma el índice de abortos que ponen en peligro la vida de las gestantes y los bebés.

 

Finalmente, la coordinadora regional de la Estrategia Sanitaria de Salud Sexual y Reproductiva recomienda a los padres de familia a mantener permanente comunicación con sus hijos y orientarlos en el uso de los métodos anticonceptivos.

 

“Pueden acudir a los centros de salud donde se les brindará atención gratuita y personalizada. Es importante la comunicación familiar y que se generen vínculos de confianza ante cualquier duda o problema que la adolescente puede tener”, menciona.

 

+NOTICIAS

  • En las zonas rurales y altoandinas de Lambayeque se concentra el mayor número de embarazos en adolescentes.
  • Las principales causas para que adolescentes inicien tempranamente su vida sexual es la ausencia de una educación sexual integral en la comunidad educativa, que involucra a los padres de familia, tutores y a los mismos estudiantes.
  • La ausencia de proyectos de vida de las propias adolescentes y la falta de acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva, incluyendo a los métodos anticonceptivos, favorece al incremento de las tasas de embarazo precoz.
  • En varias regiones del Perú el embarazo a muy temprana edad es parte del patrón cultural de la zona y, por lo tanto, aceptado por los grupos sociales.  

Deja tu Comentario