Semanario Expresión up

OBRA DE FREDDY CENTURIÓN: EXPRESIÓN PUBLICARÁ LIBRO SOBRE LA VIDA DE AUGUSTO B. LEGUÍA ANTES DE LA POLÍTICA

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1178

  comentarios   

  • El libro ‘Leguía, antes de la vida política 1863-1903’ retrata aspectos no conocidos de la trayectoria del ex jefe de Estado.
  • La publicación del abogado e historiador Freddy Centurión González busca comprender mejor la figura de Augusto B. Leguía, cuya vida lejos del poder se conoce poco.

Lambayecano. Presidente del Perú en dos períodos. Los anales de la historia lo consideran como un presidente reformista, pero también como alguien autoritario. Para conocer mejor la dimensión de este personaje, el abogado especialista en derecho constitucional e historiador Freddy Centurión González ha escrito ‘Leguía, antes de la vida política 1863-1903’, una publicación que explora la vida previa del exmandatario antes de ser nombrado como ministro de Hacienda durante el gobierno de Manuel Candamo.

 

La investigación, hecha bajo el sello de Expresión y que será publicada en los próximos días, se gestó en el 2006, según refirió su autor Freddy Centurión, quien por aquel entonces acudió al Archivo Regional de Lambayeque en virtud de un trabajo universitario. Allí encontró legajos sobre personajes históricos del departamento, de los cuales realizó las primeras anotaciones.

Posteriormente, el ímpetu investigador de Freddy Centurión fue acrecentándose y a medida que aumentaba su colección bibliográfica halló algunas inexactitudes entre lo que decían los libros y la documentación que revisaba sobre la vida de Augusto B. Leguía. Fue así que empezó a escribir este libro que culminó el año pasado.

“Leguía es un personaje que al que no podemos ver desde un solo punto de vista. Es un ser humano y como todos tuvo méritos y enormes fallos también. Para hacer un juicio equilibrado se tiene que indagar y conocer su trayectoria. Su gobierno impulsó la modernización del país, las reformas, aunque también se vio fuertemente afectado por el corte autoritario que impuso. Fue una dictadura, de todas maneras, no una sangrienta, pero sí basada en un caudillismo constructor. Para bien o para mal, marca el rostro del Perú del siglo XX”, afirmó.

 

PERSONALIDAD

Freddy Centurión apuntó que Augusto B. Leguía fue un hombre con un gran talento para hacer dinero, habiendo enfocado sus negocios a la exportación de azúcar y algodón antes de ingresar a la vida política, tanto así que su sueldo anual llegó a ser el equivalente al doble del valor de la Plaza Bolognesi, en Lima.

Asimismo, durante su juventud fue testigo del Fenómeno El Niño de 1871, el cual devastó a Lambayeque, tal es así que, tres años después, cuando se crea el departamento, la capital se le otorga a Chiclayo. Aquellos hechos, según Freddy Centurión, habrían marcado en Leguía el sentido pragmático que le distinguió para cambiar las cosas en el Perú.

Resaltó que Leguía era un hombre bastante enérgico, con una voz ronca e imperiosa, que contrastaba con su estatura que bordeaba el metro sesenta. Su cigarro favorito eran los de marca ‘Abdulla’ y tenía una especial obsesión por el cuidado de sus trajes, de los cuales se jactaba que podía seguirlos usando, pese a tener más de 30 años de antigüedad. .

 

POLÍTICA

Por otro lado, señaló que Leguía no pasó por las aulas universitarias, pero sí realizó estudios contables en un seminario de Valparaíso (Chile), a donde fue llevado por la conexión que tenía su padre, quien era administrador de la hacienda de Pátapo, con el propietario de esta, que era chileno.

Refirió que Leguía se involucró desde 1896 en política de la mano del expresidente Manuel Candamo, por quien sentía una especial admiración. Sería justamente este personaje quien lo nombraría ministro de Hacienda en 1903. Previamente, su primo, Germán Leguía y Martínez le había invitado a formar parte del grupo de Manuel González Prada, lo cual rechazó.

“Este libro está redactado en un lenguaje entendible y todo lo que afirmo cuenta con un sustento documental. Ahora en redes sociales se divulga bastante historia, lo cual es positivo, pero también se han generado mitos y leyendas, dado que solo se toma una parte de la verdad. Si queremos conocer y juzgar la historia debemos empaparnos de esta. No necesariamente tenemos que convertirnos en historiadores, pero sí tener conocimientos sólidos para emitir un juicio equilibrado, sin caer en leyendas negras, que endemonian al personaje, ni en leyendas rosas, que lo mitifican. De lo bueno y lo malo de los seres humanos es que se ha formado el Perú que ahora tenemos con sus problemas y potencialidades”, concluyó.

Deja tu Comentario