Semanario Expresión up

LUCIO ASALDE: “LA CORRUPCIÓN NOS QUITA COMPETITIVIDAD”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1029

  comentarios   

“Las medidas contra la corrupción demandan de la participación de la ciudadanía”, afirma el past decano del Colegio de Ingenieros del Perú – CIP, Consejo Departamental de Lambayeque, Lucio Asalde Vives, quien señala que para ello es necesario emprender un pacto que involucre a todos los actores del país a fin de realizar acciones preventivas, de fiscalización y sanción para quienes son propensos o incurren en actos dolosos contra el Estado.

 

“La problemática por la corrupción en el Perú es muy alta, al punto que casi el 10 % del presupuesto nacional se pierde en coimas. Si consideramos que el presupuesto de la nación es de 147 mil millones de soles entonces estamos hablando de una gran cantidad de dinero que debería invertirse realmente en atender las necesidades del país”, señala Asalde Vives.

 

Explica que el dinero que año a año se pierde por la corrupción es justamente el que se necesita para acortar la brecha de infraestructura que tiene el Perú y que le impide equipararse a los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo – OCDE.

 

“Si no hubiéramos hecho trampa en los últimos 15 años seríamos una de las principales naciones que hubiera dado un gran salto hacia el desarrollo y hoy competiríamos en las grandes ligas. La corrupción nos detiene, es un freno tremendo no solamente para el desarrollo, sino también para la moral pública, que está siempre venida a menos. La corrupción nos quita competitividad”, asevera.

 

LA OMISIÓN

 

Asalde Vives, quien participó como conferencista en el Panel Fórum: “Ley de Contrataciones del Estado y sus implicancias en el desarrollo regional”, asegura que el problema de la corrupción no implica únicamente los sobornos que reciben ciertos funcionarios o el festín que hacen con recursos públicos ciertos contratistas, sino también incluye a la omisión.

 

“Dejar de hacer las cosas o dejarlas a medio hacer, en un país pobre como el nuestro, también es una falta. Puede que lo primero no sea ilegal, pero sí es antiético. Por ejemplo, devolver la mitad del poco presupuesto que se maneja es legal, pero no es ético, porque en medio de tantas necesidades eso atenta contra la calidad de vida de mucha gente que está a la espera de la obra pública, sobre todo los más pobres”, manifiesta.

 

CAMBIAR COMO SOCIEDAD

 

Añade que no es suficiente tener leyes mucho más severas en el país o que los colegios profesionales cuenten con un Código de Ética inflexible, porque en la mayoría de casos ambos factores no terminan por resolver el problema de fondo.

 

“La corrupción, como problema que corroe a toda nuestra sociedad, es un problema global, que implica a la formación de la persona. En el caso de los profesionales que participan de las obras o contrataciones estatales, el problema empieza desde su formación. A veces la gente se educa para buscar o alcanzar el lucro y no para ser buenos ciudadanos. ¿Para qué somos profesionales? ¿Para sentirnos útiles al país, a nuestras familias y a nosotros mismos o para obtener ganancias a como dé lugar, sin importar el efecto de nuestras acciones? Hay necesidad entonces de cuestionarnos que frente a la corrupción tenemos todos parte de responsabilidad y, por ello mismo, nos compete a todos luchar para que el problema se acabe”, manifiesta Lucio Asalde.

 

Plantea que urge tener una visión holística de la sociedad peruana lejos de la corrupción y que para ello es necesario tomar como referencia las experiencias exitosas de otros países que han solucionado el problema.

 

“Tenemos el caso de los países nórdicos, como Suecia donde solo hay cuatro cárceles y la mayor parte de los penales se han convertido o en museos o en oficinas públicas, donde la gente entiende que no tiene sentido infringir la ley, porque entendió que mucho más ganan ellos y su sociedad desempeñándose de manera honesta que delinquiendo. Esos países apostaron por la educación para salir del problema y para ello se requiere de un pacto social en el que todos los actores de la nación se involucren y fijen metas, que sean cumplidas y medidas”, sostiene Lucio Asalde.

 

LAMBAYEQUE

 

Añade que la situación de Lambayeque es preocupante, no solo por los indicadores que publica de manera periódica la Contraloría General de la República respecto a procesos de contratación viciados, obras paralizadas o resultados de las auditorías que se ejecutan en las diferentes entidades públicas.

 

“En Lambayeque existen problemas antes, durante y después de la ejecución de obras. Lamentablemente en los últimos 12 años hemos alcanzado un récord negativo, hemos visto cómo la mayor parte del dinero transferido a las entidades públicas, sobre todo a los municipios, se ha malgastado o perdido y como ejemplo tenemos los niveles de corrupción alcanzados por el gobierno municipal de Chiclayo, que además nos ha dejado un estigma que debemos quitarnos con el tiempo”, manifiesta.

 

Resalta que de los mil 125 millones de soles entregados por el gobierno nacional para la ejecución de proyectos de agua y alcantarillado, monto con el que pudo haberse resuelto el problema integral, el mayor porcentaje se desperdició en obras deficientes o que están abandonadas.

 

“Pese a esa millonaria inversión no hemos visto ni un centímetro de mejora en todo este tiempo y estamos para comenzar de nuevo, con el proceso de reconstrucción, pero con mil millones de soles menos. Es altamente preocupante lo que tenemos, porque más del 70 % de las obras de saneamiento están judicializadas o en arbitraje y de esos procesos no ganamos nunca uno”, asevera.

 

Finalmente, Asalde Vives considera que las alertas deben estar encendidas entre la ciudadanía frente al proceso de reconstrucción que significará la inversión de más de tres mil cinco millones de soles en los próximos años.

 

“Las alertas de las instituciones de control deben estar encendidas, pero también de la sociedad, porque esta es una oportunidad única que quizá no se va a repetir en décadas. Con lo mil 970 millones de soles que la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios asignará para la primera parte del proceso solo se tratará de volver a como estábamos antes de las lluvias e inundaciones de El Niño Costero, porque para llegar o alcanzar un cambio real requerimos de un presupuesto mayor. Si queremos que Lambayeque alcance, por decirlo así, la mayoría de edad como departamento en cuanto a condiciones urbanas, de servicio y producción, requerimos no menos de cuatro mil millones de dólares, una cifra por la que todos, ciudadanos y autoridades, debemos estar permanentemente trabajando y luchando. Solo así algún día podremos decir que vivimos en ciudades desarrolladas”, enfatiza.

 

PARA DESCOLMATAR RÍOS:  CONVOCAN A PRIMERAS LICITACIONES COMO PARTE DE LA RECONSTRUCCIÓN

 

El Programa Subsectorial de Irrigaciones – PSI, del Ministerio de Agricultura y Riego, convocó a las

primeras licitaciones para descolmatar tres ríos del departamento. Según el cronograma establecido, la buena pro de las obras se entregará a más tardar la primera quincena de septiembre próximo. Así lo informó el gerente regional de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, César Calderón Morales.

 

Uno de los procesos convocados por el PSI consiste en la contratación del servicio de elaboración de la ficha técnica definitiva y descolmatación del primer tramo del cauce del río La Leche en el que invertirán 30 millones 700 soles destacó el funcionario, quien indicó que el plazo para el otorgamiento de la buena pro será el próximo 8 de septiembre.

 

Igualmente, el PSI lanzó la licitación para contratar el servicio de elaboración de la ficha técnica definitiva y descolmatación del primer tramo del río Zaña por un monto de siete millones 200 mil. En este caso, el plazo para la buena pro será el 11 de septiembre del presente año.

 

Calderón Morales explicó que el tercer río a intervenir es el Olmos y para esto el PSI también inició el proceso para elaborar la ficha técnica definitiva y el retiro de los sedimentos del cauce por un monto de cuatro millones 414 mil soles.

 

Asimismo, por un monto de 362 mil soles el Programa Subsectorial de Irrigaciones inició el proceso de licitación para retirar sedimentos del canal principal de Mórrope, sistema que utilizan los agricultores asociados de la Comisión de Usuarios del Subsector hidráulico de ese distrito y que fue seriamente dañado por las lluvias y desbordes del río Motupe.

 

César Calderón detalló que también se han licitado una serie de actividades en otras cuencas de la región, las que forman parte de las labores de rehabilitación y prevención ante posibles lluvias que se podrían registrar en el verano próximo.

 

Según la información publicada en los portales del Estado, el monto de inversión de las primeras licitaciones para Lambayeque superan los 49 millones de soles y se prevé que las obras deberían iniciarse en octubre próximo.

 

Hasta el momento, la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios aprobó para Lambayeque 222 millones de soles, de los cuales 173 millones servirán para rehabilitar la infraestructura de uso público, principalmente en las cuencas de todos los ríos de la región.

Deja tu Comentario