Semanario Expresión up

EL MOTUPANO QUE ENCONTRÓ A LA CRUZ DEL CERRO CHALPÓN: JOSÉ MERCEDES ANTEPARRA

Escribe: Semanario ExpresiĂłn
Edición N° 1126

  comentarios   

Descendente de quien encontrase a la Cruz de Motupe en la gruta del cerro Chalpón, ella atesora en sus recuerdos de niña las largas jornadas de algarabía que se vivían el día previo al 5 de agosto, cuando el sagrado madero bajaba a la ciudad. 

“Nosotros vivíamos en Mocupe y nos íbamos unos días antes de la fiesta a Motupe, donde la abuela en su casa daba posada a la gente que bajaba de la sierra y ellos en agradecimiento le regalaban cancha, papa, cuyes y demás productos que traían de su cosecha”, cuenta.

Recuerda que tenía 5 años cuando subió por primera vez a la gruta junto a sus padres y hermanos. Se apoyaban de un bastón, pues no estaban instaladas todavía las escaleras que hay ahora para subir. “Cuánta gente no se ha caído antes intentando llegar hasta la cruz”, refiere.

Si bien la devoción al madero de Chalpón le fue inculcada desde pequeña en las largas pláticas donde contaban la proeza de José Mercedes Anteparra, señala que esta se confirmó, si acaso hacía falta, con dos milagros en su familia.

“A un primo hermano mío, descendiente directo también de la familia Anteparra, le habían detectado cáncer de uretra y un día mientras miccionaba sintió un poco de dolor. Al acudir al doctor este le dijo que existía la posibilidad de que el tumor haya crecido. Él acudió junto a sus hijas al Cerro Chalpón para rezarle a la cruz y días después cuando el médico le leyó los resultados, el tumor había desaparecido”, relata.

El segundo milagro, señala, ocurrió con una de sus sobrinas, hija precisamente del primo que se sanó milagrosamente. Cuenta que ella, quien radicaba en Italia, no podía concebir. Tras un largo viaje desde Europa, llegó a Chiclayo y fue a adorar a la cruz. Antes de volver sintió unos malestares y su tía, quien era enfermera, le hizo una prueba de embarazo, la misma que salió positiva.

Liliana Bances sabe lo que significa llevar el apellido Anteparra, pues el solo mencionarlo hace una conexión directa con Motupe. “Para nosotros es un orgullo ser descendientes de quien descubrió la cruz. En todas las misas que realizan en honor al santo madero siempre mencionan a don José Mercedes y es un recordar de la herencia que nos dejó”, cuenta.

Aunque hace muchos años que la familia Anteparra dejó de organizar como mayordomo la fiesta de la cruz, considera que no hace falta ello para seguir cultivando la devoción, pues no habrá generación a la que no se le cuente que el 5 de agosto de 1868, un joven motupano escaló el cerro Chalón y encontró en la cima la misma cruz que hoy veneran en el Perú y el mundo.

Deja tu Comentario