Semanario Expresión up

BENEFACTOR DE CHICLAYO: SANTIAGO LUIS GONZÁLEZ ROMERO

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1126

  comentarios   

Si hay un personaje cuyo nombre merece un lugar privilegiado en la memoria de Chiclayo ese es Santiago Luis González Romero, hombre de hacienda, de empresa, defensor de la patria durante la guerra con Chile, benefactor de la ciudad y pionero. La primera nave de la aviación peruana la compró él, los primeros buques de la armada después de la tragedia de 1879 los ayudó a financiar él, al igual que los primeros submarinos que tuvo el Perú.

 

A Mario González Olivera le llegaron los recuerdos de su abuelo a través de su padre, don Santiago González Soberón.

“No conocí a mi abuelo personalmente, pero su devenir existencial he recogido en gran parte gracias al relato emocionado que de él hacía mi padre. También encontré huellas de sus pasos en este mundo en la lectura de los escritos de distinguidos autores, lambayecanos en su mayoría, que a lo largo de los años han relievado la dedicación y la obra de Santiago Luis González en beneficio de los necesitados y carentes de fortuna”, señala Mario González.

González Romero, quien fuera dueño de la Hacienda Samán, construyó con su dinero el Pabellón de Pediatría del Hospital Las Mercedes, hasta hoy en pie; financió la remodelación de la Plazuela y construcción del monumento actual a Elías Aguirre y fue accionista y financista de la Compañía del Ferrocarril y Muelle de Pimentel.

Durante la guerra con Chile peleó en las batallas de Alto de la Alianza, San Juan y Chorrillos, fue tomado prisionero en la fragata chilena ‘Inspector’ y retornó a su tierra para continuar haciendo una invaluable obra social. Financió la elaboración de las estatuas a Las Cautivas (Tacna, Arica y Tarapacá) que debieron instalarse en el Parque de la Reserva de Lima y compró el primer avión de guerra que tuvo la aviación peruana, nave que fue tripulada por Alejandro Velasco Astete.

A ello se suma que fue socio fundador de la Cámara de Comercio de Lambayeque, en 1901.

“Agradezco infinitamente la forma cómo ellos han destacado su dedicación por Chiclayo y por el departamento de Lambayeque y por sus elogiosas palabras sobre la actuación de este filántropo en defensa del Perú, enfrentando bélicamente al invasor extranjero en sus años juveniles, y después dando incansablemente su consejo, su trabajo y su fortuna para contribuir al fortalecimiento de una conciencia nacional, así como pata potenciar los medios defensivos que requiere el suelo patrio, evitando que sea nuevamente hollado por la avaricia destructiva venida de las fronteras”, refiere Mario González.

Santiago Luis Gonzáles murió el 12 de mayo de 1923, en Niza, Francia, y sus restos fueron sepultados en el Cementerio de Caucade.

 

Deja tu Comentario