Semanario Expresión up

EN CASO CONTRA CREDISCOTIA: CORTE SUPREMA ORDENA A JUECES DE LAMBAYEQUE EMITIR NUEVA SENTENCIA

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1126

  comentarios   

  • Magistrados incurrieron en infracción del Artículo 139 de la Constitución Política.

 

La Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema de la República emitió la Casación Laboral N° 4741-2017, del 5 de junio del 2019, ordenando a la Segunda Sala Laboral de Lambayeque que emita un nuevo pronunciamiento en el caso iniciado por Salvador Burga Alcarazo contra la Financiera CrediScotia, tras confirmar que los magistrados locales no valoraron de manera adecuada las pruebas presentadas por la parte demandante.

 

Se trata del recurso de casación interpuesto por Burga Alcarazo el 3 de febrero del 2017 contra la sentencia que el 16 de noviembre del 2016 emitió la Segunda Sala Laboral de Lambayeque, revocando la sentencia que en abril de ese año había declarado fundada en parte su demanda contra CrediScotia sobre reintegro de beneficios económicos y otros. 

 

La casación fue declarada procedente el 21 de septiembre del año pasado, debido a que se acreditó la infracción normativa del inciso 3 del Artículo 139 de la Constitución Política del Perú, referido a la observancia del debido proceso y la tutela jurisdiccional.

 

CONSIDERACIONES DE LA SUPREMA

En su sentencia casatoria, la Segunda Sala de Derecho Constitucional y Social Transitoria de la Corte Suprema de la República, toma en consideración que la pretensión de Burga Alcarazo es que se le reconozca el reintegro de comisiones por el período comprendido entre el 4 de enero del 2010 al 17 de mayo del 2012, además de los reintegros de la compensación por tiempo de servicios, vacaciones y gratificaciones, por la suma total de 66 mil 600 soles, más intereses legales, costas y costos del proceso.

El Tercer Juzgado de Trabajo Transitorio de Chiclayo, con la sentencia del 25 de abril del 2016, declaró fundada en parte la demanda de Salvador Burga, ordenando a CrediScotia pagar a favor de este la suma de 63 mil 412.99 soles, más intereses legales, costas y costos del proceso. Dicha decisión fue revocada por la Segunda Sala Laboral de Lambayeque en noviembre del 2016, declarando infundada en todos sus extremos la demanda.

Como argumento, la sala sustentó que el cuadro “Detalle de Resultados – Negocio Microempresa”, presentado como prueba por el demandante carecía de membrete o logo de la financiera, así como firma y sello de los funcionarios que lo autorizaron, no existiendo – según los magistrados – ningún otro documento que acredite esa pretensión.

 

INFRACCIÓN DE LA SALA

Para la suprema, los jueces que emitieron la sentencia en segunda instancia incurrieron en infracción normativa, originando con ello que la parte afectada pueda interponer el recurso de casación.

Los alcances del concepto de infracción normativa quedan comprendidos en las mismas causales que contempla el Artículo 56 de la Ley N° 26636, Ley Procesal del Trabajo, modificado por el Artículo 1 de la Ley N° 27021, referidos a la interpretación errónea, aplicación indebida e inaplicación de normas de derecho material, además de otro tipo de normas como son las de carácter objetivo.

La Corte Suprema estableció que se había configurado la infracción en los alcances del inciso 3 del Artículo 139 de la Constitucional, específicamente en lo relacionado a “derecho a una resolución debidamente motivada”.

 

CONCLUSIONES

“Este Supremo Tribunal, al revisar la causal procesal planteada, determina que existen vicios de motivación insuficiente que afectan el derecho a la debida motivación de las resoluciones judicial y, por ende, al debido proceso, a partir del examen de la sentencia de vista que revoca la sentencia de primera instancia”, señala la resolución casatoria.

Para la Corte Suprema, la Segunda Sala Laboral de Lambayeque revocó la sentencia de primera instancia y declaró infundada la demanda en todos sus extremos, por considerar que el documento denominado “Cuadro Detalle de Resultados – Negocio Microempresa”, presentado por Burga Alcarazo crecía de membretes y firmas.

“La sentencia no evalúa, razona ni motiva en correlación a lo que posteriormente resuelve las alegaciones de la demandada efectuadas en su escrito de apelación, cuyo numera cuarto señala: ‘es más nuestra parte reconoce de manera categórica que los indicadores de variables que corren a folio 36 (en alusión al cuadro) son los montos reales y correctos en el que el demandante produjo durante la relación laboral’, limitándose a restarle eficacia probatoria sin analizar la implicancia que sobre el mismo puede tener las propias afirmaciones de la accionada, incurriendo la recurrida (sala laboral) en una clara motivación insuficiente”, precisa el fallo de la suprema.

El 26 de agosto, la Segunda Sala Laboral de Lambayeque deberá emitir su nuevo pronunciamiento.

Deja tu Comentario