Semanario Expresión up

‘ÑOÑO’: HISTORIA DEL COLABORADOR REINCIDENTE

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1127

  comentarios   

En el 2012, David Ángel Guerrero Rodríguez, alias ‘Ñoño’, fue beneficiado con la remisión de una condena de cárcel efectiva al convertirse en colaborador eficaz. De acuerdo a la norma procesal, estaba impedido de participar de nuevos actos ilícitos, pero volvió a delinquir. Resultado de ello, tiene dos sentencias en su contra, pero hasta el momento el Ministerio Público no tramita la nulidad del acuerdo celebrado a su favor hace siete años. Los personajes de esta historia se repiten.

 

El 7 de agosto del 2012, en el Expediente N° 4986-2010-14, se emitió la Resolución N° 2, de Remisión de Pena por Colaboración Eficaz, a favor de David Ángel Guerrero Rodríguez, quien había sido condenado el 7 de octubre del 2011 a cinco años de prisión efectiva por el delito de receptación agravada y al pago de dos mil 500 soles por concepto de reparación civil.

El fundamento para la remisión de la condena fue que Guerrero Rodríguez había ofrecido, en calidad de colaborador eficaz, información determinante para desarticular a los remantes de una organización criminal que operaba en Lambayeque, la misma que era responsable de varios asesinatos, principalmente en el rubro de construcción civil.

Dado que la información pudo comprobarse y con ella lograrse la captura de los integrantes de la organización, el Ministerio Público planteó al Poder Judicial que la condena contra alias ‘Ñoño’ quede sin efecto. En la resolución de remisión de condena se señala incluso que el abogado patrocinador del delincuente postuló la posibilidad de que este sea enviado fuera del país.

Por el beneficio premial, de acuerdo al Artículo 479 del Código Procesal Penal, Guerrero Rodríguez quedó obligado, entre otras cosas, a observar buena conducta individual, familiar y social.

La autoridad judicial consideró que la remisión de la pena (propuesta por el Ministerio Público), resultaba aceptable “por ser razonable y porque además, la pena de cinco años de privación de la libertad impuesta está vinculada al delito de receptación agravada, que no constituye un delito de alta peligrosidad ni de afectación”.

Alias ‘Ñoño’ nunca fue recluido en el Establecimiento Penitenciario de Chiclayo por la condena de receptación, toda vez que antes de la remisión de la pena estuvo detenido, primero, en la carceleta judicial y luego en la Comisaría de Lambayeque.

Así, la juez Esmeralda Carlos Peralta aprobó el acuerdo de colaboración eficaz celebrado entre Guerrero Rodríguez y el Cuarto Despacho de Investigación Preparatoria de la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Chiclayo, en ese momento a cargo del fiscal Juan Manuel Carrasco Millones, ordenando la inmediata liberación del delincuente, quedando este obligado a no cometer nuevo delito.

 

INTENTO FALLIDO

Cuatro años después, los caminos de Guerrero Rodríguez y el fiscal Carrasco Millones se volvieron a cruzar. El 20 de septiembre de ese año, en el Expediente N° 3691-2015, Carrasco Millones, convertido ya en coordinador de la Fiscalía Especializada Contra la Criminalidad Organizada – FECOR, se dirigió en documento “reservado” y con timbre de “muy urgente” al Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de José Leonardo Ortiz, solicitando medidas de protección a favor de Guerrero Rodríguez, quien se encontraba bajo mandato de prisión preventiva por su participación en el homicidio de Teodosia Flores Vásquez.

En aquella oportunidad, el fiscal dio cuenta al juzgado que alias ‘Ñoño’ se había convertido en colaborador del Ministerio Público y estaba aportando información en las investigaciones seguidas contra una nueva organización criminal, integrada aproximadamente por 40 personas, responsable de varios asesinatos ocurridos en Chiclayo.                              

Carrasco Millones requirió al juzgado que se otorguen medidas de protección, entre ellas la variación del mandato de prisión preventiva por el de comparecencia restringida (excarcelación) a favor de David Ángel Guerrero, porque supuestamente al interior del establecimiento penitenciario “era objeto de una serie de ataques a su persona tendientes a causarle daño a su integridad y la de su familia”, sumando hasta ese momento cuatro atentados.

El pedido del fiscal no fue amparado por la autoridad jurisdiccional, por lo que el imputado continuó bajo mandato coercitivo.

Pese a la imposibilidad que tenía Guerrero Rodríguez para convertirse en colaborador de la fiscalía, por el incumplimiento del acuerdo del 2012, que le prohibía participar de cualquier otro ilícito, la fiscalía a cargo de Carrasco Millones lo mantuvo bajo esa condición.

 

SENTENCIA EN CONTRA

Al revés de la negativa del Poder Judicial para que se le varíe la prisión preventiva por la comparecencia restringida, se sumó la sentencia del 11 de febrero de este año, en el Expediente N° 07185-2015-35-1706-JR-PE-03, dictada por la Sala Superior Penal Vacacional de la Corte Superior de Justicia de Lambayeque contra Guerrero Rodríguez, por los delitos de lesiones leves y tenencia ilegal de armas de fuego.

En dicho pronunciamiento, el superior jerárquico confirmó la sentencia del 5 de noviembre del 2018 dictada en su contra como autor del delito de lesiones leves en agravio de Carlos Rojas Vergel, y contra la seguridad pública en su figura de tenencia ilegal de armas de fuego en agravio de la sociedad.

De ese modo, alias ‘Ñoño’ fue sentenciado a ocho años de pena privativa de la libertad (dos por lesiones leves y seis por tenencia ilegal de armas de fuego), pena que, computada desde el 21 de septiembre del 2018, vencerá el 20 de septiembre del 2026, más inhabilitación de ocho años para obtener licencias para portar armas de fuego y el pago de una reparación civil de seis mil soles a favor de su víctima.

 

OTRO GOLPE

Cinco meses después, el 23 de julio pasado, la Primera Sala Penal de Apelaciones de Lambayeque, en el Expediente N° 9676-2018-55-1706-JR-PE-07, confirmó la sentencia emitida por el Juzgado Colegiado Vacacional de Chiclayo contra Guerrero Rodríguez, el 19 de marzo de este año, como cómplice primario del delito contra la vida, el cuerpo y la salud, en la modalidad de homicidio calificado – asesinato por lucro, previsto en el Artículo 108, numeral 1, del Código Procesal Penal en agravio de Teodosia Flores Vásquez. En ese caso el fiscal Carrasco pedía su excarcelación.

Guerrero Rodríguez fue condenado a 20 años de prisión, pena que deberá computarse una vez vencido el plazo de la sentencia dada por lesiones leves y tenencia ilegal de armas; es decir, desde el 21 de septiembre del 2026, debiendo cumplirse el 20 de septiembre del 2046.

Siendo así, considerando que alias ‘Ñoño’ incumplió el acuerdo de colaboración eficaz del 2012 y lo normado por el Código Procesal Penal, respecto a que por la remisión de la condena por receptación agravada estaba impedido de cometer nuevos ilícitos, tal beneficio debe quedar sin efecto y, en consecuencia, este cumplir con los cinco años de cárcel que le fueron inicialmente impuestos.

Expresión conoció que pese a los reiterados pedidos presentados ante la Presidencia de la Junta de Fiscales de Lambayeque, hasta el momento el fiscal Juan Manuel Carrasco no informa dónde se encuentra el expediente del caso de receptación agravada, toda vez que la Tercera Fiscalía Provincial Penal de Chiclayo ha comunicado que este no obra en sus archivos.

Deja tu Comentario