Semanario Expresión up

PERCY ESPINOZA GONZALES: “LOS CAMBIOS EN EL MOF DEL CGT SON IRREGULARES”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1132

  comentarios   

Uno de los primeros acuerdos del actual concejo provincial de Chiclayo fue la restructuración del Centro de Gestión Tributaria – CGT. Han pasado ocho meses y hasta el momento la entidad no ha presentado el proyecto para dar cumplimiento a dicho mandato. Peor aún, ha modificado su Manual de Organización y Funciones – MOF, yendo en contra de lo establecido por la Autoridad del Servicio Civil – SERVIR.

 

Al respecto, el regidor Percy Espinoza Gonzales dice no entender por qué es que la mayoría de regidores se han negado a citar al jefe del CGT, César Huancas Velasco, para que explique la razón por la que no se ha presentado la propuesta de restructuración.

 

Al cierre de esta edición, se conoció que recién el viernes 27 de septiembre el funcionario se presentará ante el pleno de regidores.

 

¿Qué está sucediendo con la restructuración del CGT?

El 10 de enero, en la primera sesión de concejo ordinaria se planteó la restructuración de la Municipalidad Provincial de Chiclayo y del CGT por un espacio de 90 días. En julio recién recibimos el informe y el proyecto de restructuración de la municipalidad, pero no del CGT.

 

Lo de la municipalidad es extemporáneo, ¿y lo del CGT?

Sí, es extemporáneo, pero aun así lo hemos recibido y aprobado. Desde abril he solicitado, en cada sesión ordinaria, la presencia del responsable del CGT para que informe respecto del proceso de restructuración de dicha entidad. Reiteradas veces se ha hecho ese pedido y dado a que no teníamos ningún tipo de respuesta, en la última sesión ordinaria plantee que se conforme una comisión, amparados en lo que dice la Ley Orgánica de Municipalidades, que faculta a la conformación de comisiones investigadoras para determinados casos.

 

Lo que interesa es conocer específicamente cuál es el proceso de restructuración y determinar los informes, a fin que el alcalde aplique los correctivos necesarios de acuerdo a ley.

 

¿Por qué es necesario restructurar el CGT si en el gobierno de David Cornejo Chinguel se hizo un procedimiento de ese tipo, que arribó a un acuerdo de concejo?

La restructuración fue planteada, a través de Secretaria General, por el alcalde Marcos Gasco Arrobas en la primera sesión ordinaria del año. No expuso motivo alguno, incluso nosotros observamos ese pedido y propusimos una reconsideración a ese punto, porque no había los elementos para determinar bajo qué modalidad se iba a dar ese procedimiento y tampoco se tenía una opinión técnica para determinar que eso era necesario.

 

Debe tenerse en cuenta, además, que en administración pública existen dos procedimientos totalmente distintos, uno es la reorganización y otro la restructuración. El primero se orienta a cambiar el fin de una entidad y el otro a mejorar su estructura interna para que se cumplan los objetivos ya trazados, que en este caso es mejorar la recaudación. ¿Eso se informó al concejo?

Cuando se propuso no se precisó cuál era el marco legal en el cual se iba a desarrollar la restructuración, pese a que desde diciembre del 2018 existe el Decreto Supremo N° 054-2018-PCM, que determina los procedimientos del Estado y establece las modalidades de la restructuración a nivel de las instituciones.

 

Lo que se necesita en este caso es un informe sustentatorio que precise cómo es que se va a estructurar, en adelante, el CGT, cómo y por qué se van a fusionar ciertas áreas en relación a sus competencias y al sinceramiento que se ha tenido para atender y cumplir las funciones de la entidad.

 

¿Solo el informe es suficiente?

Es una primera parte. Después de aprobado el nuevo organigrama de la entidad (CGT) se debe discutir el Clasificador de Cargos que alimenta al Cuadro de Asignación de Personal Provisional – CAPP, que es una directiva que emite SERVIR.

 

El asunto es que en este caso hace algunas semanas se han hecho algunas modificaciones al Manual de Organización y Funciones – MOF, del CGT, situación que no corresponde y que es un procedimiento irregular según lo que señala SERVIR.

 

¿Por qué es irregular?

Porque hacer la modificación del MOF ya no es posible desde el 2016, porque esa facultad fue derogada con un decreto supremo que establece las condiciones para elaborar el Diseño del Perfil de Puestos en el caso de las instituciones que no están bajo el régimen de la Ley SERVIR, como es el caso del CGT.

 

Teniendo esos elementos el procedimiento correcto es determinar cómo será la estructura orgánica de la entidad, elaborar el Clasificador de Cargos, luego el Diseño de Perfil de Puestos, remitirlo a SERVIR, esperar que este dé su opinión y luego aprobarlo en sesión de concejo. Esos son los pasos correctos que se deben seguir.

 

Entonces, ¿no solo se está incumpliendo el acuerdo del concejo que data de enero respecto a la restructuración, sino también modificado los documentos de gestión en contra de lo que establece SERVIR?

Así es, se está modificando el MOF de manera irregular, adecuando el perfil de los funcionarios o servidores públicos de confianza acorde a lo que se tiene.

 

El cambio que se hizo en la gestión de Cornejo Chinguel fue más de denominación que de la operatividad de la institución que permita decir que está funcionando de mejor manera.

 

Por eso es que he planteado la comisión de regidores, para saber qué se ha hecho respecto a la restructuración entre enero y septiembre, cómo se está haciendo la contratación del personal de confianza y bajo qué condiciones.

 

¿Quién debió presentar el proyecto de restructuración?

En propio CGT, dentro de los 90 días a partir del acuerdo del concejo adoptado en enero.

 

¿Y qué responde el CGT al respecto?

Nada. He presentado los pedidos para que el jefe del CGT se apersone al concejo, pero el pedido no ha sido sometido a votación. Por eso es que ahora insisto en la conformación de una comisión investigadora, para que un equipo mixto conformado por regidores indague qué está pasando.

 

Pero el pedido para conformar la comisión sí ha sido rechazado…

Sí, por 11 votos contra tres. El argumento es que teniendo los regidores labor fiscalizadora entonces es innecesario conformar una comisión que fiscalice. En realidad a mí me parece inaudito, porque se evidencia un desconocimiento total de la ley.

 

Si la mayoría del concejo sostiene que no existe objetividad en los cuestionamientos que realizamos los regidores de minoría en casos como el de Veolia o la Ordenanza 07-2019, entonces deberían entender que lo más saludable es recurrir a un mecanismo en el que todos puedan participar que es a través de una comisión investigadora mixta.

Deja tu Comentario