up

NUEVO LIBRO DE CÉSAR CARDOSO: Aquellos que realmente hacen la historia

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1222

  comentarios   

César Cardoso Montoya, doctor en Sociología, ha publicado el libro Aquellos que realmente hacen la historia, con el apoyo de la Municipalidad Provincial de Lambayeque, obra que despierta interés porque aborda un pasaje de la historia del país del que muy poco se ha hablado: el movimiento obrero de 1919, que logró el reconocimiento de la jornada laboral de 8 horas, pero que luego fue en conquista de una serie de reivindicaciones, recibiendo una dura represión, primero del gobierno de José Pardo y luego de Augusto B. Leguía.

El autor explica que lo ocurrido en Lima y Callao entre mayo y junio de 1919 es un claro ejemplo de cómo una conmoción urbana permite mostrar, cual radiografía, a los actores y los distintos comportamientos de masas y el grado de desarrollo de la urbe.

“Sociedades como la limeña de aquella época, tienen su propio tipo de disturbio: la revuelta del hambre o motines de subsistencia, cuyos objetivos, conductas, formas de acción y participantes son más o menos peculiares de la época”, señala.

Cardoso Montoya se centra en un hecho de aquel convulso 1919: el Paro General del 27 de mayo en Lima y Callao. ¿Por qué?

Explica que se trata paro general más largo que registra la historia laboral del país en Lima y Callao, seis días en la capital y diez días en el puerto, organizado por el Comité Pro Abaratamiento de las Subsistencias anarcosindicalista; por tratarse también de una de las últimas acciones propiciadas por el anarcosindicalismo.

“Esta manifestación acabaría con la República Aristocrática, que posibilitó que un caudillo como Leguía tome el poder. No obstante, a pesar de todas estas razones, el mencionado hecho no ha sido objeto de un estudio serio. La razón de este descuido tiene que ver con la política: no existe un estudioso o dirigente anarquista que reivindique la trascendencia del Paro Anarcosindicalista, de manera que pese a su importancia permanece en el olvido”, menciona.

Metodología

La metodología seguida por Cardoso Montoya recoge aportes de la historia social, en particular de George Rudé y Edward Thompson, quienes enfatizan la necesidad de identificar el rostro de la multitud, de aquellos que realmente hacen la historia y que, sin embargo, la historia oficial los ignora intencionalmente.

“Abordé el trabajo formulando una serie de preguntas. Primero: ¿Cuáles fueron los antecedentes del Paro? Es decir, desde el inicio se ubica el hecho en su contexto histórico. Interesa conocer, ¿Qué tipos de ciudades eran Lima y Callao en 1919?, ¿Cuál era la fisonomía de las clases populares? Segundo: ¿Cuáles eran los objetivos de los protagonistas, tanto de dirigentes como de la muchedumbre?, ¿Qué esperaban del Paro? Tercero: es necesario reconstruir la dinámica de los acontecimientos, vale decir, ¿Qué dimensiones tenía la muchedumbre?, ¿Cómo actuaba?, ¿Quiénes eran sus promotores?, ¿Quiénes la componían y quienes la conducían?, ¿Quiénes fueron el blanco o las víctimas de los manifestantes? Cuarto: ¿Por qué se frustró la negociación con las autoridades?, ¿Cuáles fueron las consecuencias del Paro? Todas estas interrogantes son importantes, porque ayudan a determinar no solo la naturaleza general de la multitud y su conducta, sino también sus componentes, al extraer las caras de la multitud: individuos y grupos que la componen, nacionalidad, orígenes sociales, edades, sexo y ocupaciones; y porque pueden decirnos algo acerca de los objetivos sociales y políticos de aquellos que tomaron parte, lo que permite reflexionar sobre el nivel organizativo y dirección del Comité Pro Abaratamiento de las Subsistencias (C.P.A.S.)”, detalla el investigador y docente universitario.

Hipótesis

Responder a tales preguntas – anota - le han permitido dar cuenta de la situación económica social y política del país durante el primer semestre de 1919 en que se dio el Paro General, de las contradicciones y procesos sociales, comportamientos, sectores sociales, políticos y de su significado histórico.

“La estrategia diseñada facilitó contrastar dos hipótesis de trabajo, que en lo esencial hacen ver un acontecimiento limeño y chalaco, pero de significación nacional: Los sorpresivos y violentos acontecimientos sucedidos en Lima y Callao, les últimos días de mayo y primeros días de junio de 1919, a consecuencia de la grave crisis económica y política del país, constituyen una explosión social urbana con componentes heterogéneos de masas que aceleraron el fenecimiento del segundo civilismo en el Perú, o sea, de la República Aristocrática.

A pesar de ciertos niveles de organicidad, el CPAS liderado por los anarcosindicalistas, fue incapaz de dar alternativas de mayor aliento, pues no contribuyó a que el acontecimiento se erigiese en alternativa popular frente al proceso político que se desarrolló, de ahí que el Paro fue reivindicativo, con manifestaciones políticas de protesta, con un alto saldo de muertos, heridos y detenidos; acciones en contra de locales que simbolizaban el poder gubernamental, saqueos y destrucciones de establecimientos comerciales nacionales y extranjeros, mercados y otros; lo que revelaría la existencia de un conjunto de contradicciones sociales y políticas”, sostiene César Cardoso.

A partir de estas hipótesis, la investigación se estructuró en cuatro capítulos, que son los que vertebran el conjunto del trabajo: La oligarquía y política: República Aristocrática; Deterioro de la República Aristocrática; El paro del hambre y el Balance del paro del hambre.

Leer más