up

ELMER LUNA VÍLCHEZ: “LOS LAMBAYECANOS NO TENEMOS CUIDADO EN LA PREVENCIÓN DE NUESTRA SALUD”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1126

  comentarios   

  • El reconocido médico del Hospital Almanzor Aguinaga Asenjo señala que los problemas cardiacos pueden detectarse hasta con 20 años de anticipación.
  • En su libro ‘Aprende de Salud’  brinda consejos prácticos para prevenir algunas enfermedades.

 

Acudir a una consulta en medicina general por lo menos una vez al año y a una cita con el dentista cada seis meses es una de las cosas que por lo general ignoran los ciudadanos de a pie, especialmente en Lambayeque, tal como resalta Elmer Luna Vílchez, médico especialista en anatomía patológica, quien a través de su libro ‘Aprende de Salud’ orienta a la población sobre los cuidados que debe tener a fin de prevenir futuras enfermedades.

 

“Los lambayecanos no tenemos cuidado con la prevención de nuestra salud, pues vamos al centro hospitalario solamente cuando nos sentimos enfermos porque de repente tenemos algún dolor, mareo o adormecimiento, pero los adultos nunca vamos una vez al año por lo menos, como debería ser, para los chequeos de rutina”, sostiene.

Afirma que si no se puede acudir a una cita en medicina interna, puede hacerse en medicina general o acudir al médico familiar, pues ahora hay una especialidad llamada medicina familiar en la que el galeno puede tratar aspectos generales de toda la población, tanto de niños, adultos y ancianos.

“El médico familiar puede detectar alguna alteración de la glucosa o los triglicéridos y de allí derivar al paciente a otra especialidad como endocrinología o cardiología para tratar la dislipidemia (concentración elevada de grasas en la sangre) y solicitar otros exámenes que permitan detectar un problema de forma temprana”, asevera.

Además, señala que la mayoría solo acude al odontólogo cuando ya tiene un diente picado, partido e incluso cuando ya se ha generado una infección, ignorando que la salud de la cavidad bucal es un reflejo del estado general del organismo.

 

APRENDE DE SALUD

En ese sentido, Luna Vílchez explica que su libro surge a raíz de que en un examen de rutina realizado hace un par de años, le detectaron el colesterol y los triglicéridos elevados, lo cual sumado a algunos antecedentes familiares, le hicieron optar por cambiar algunos hábitos.

Fue así que, además de mejorar sus hábitos dietéticos y hacer más deporte, decidió plasmar su experiencia en un libro y a partir de allí compartir una serie de temas generales en un lenguaje muy asequible para la población.

“Este libro lo empecé a escribir en el 2018 y en abril de este año salió a la venta. Lo que aquí van a encontrar son temas como los estilos de vida saludables que implican detalles que van desde una correcta alimentación, hacer actividad física, dormir bien, desechar algunos hábitos nocivos como el consumo de alcohol o el cigarrillo; hasta detalles como acudir a la medicina natural alternativa y mantener una vida espiritual que dé equilibrio entre nuestra mente, cuerpo y alma”, sostiene.   

Señala que también podrá encontrarse en su libro una serie de estadísticas, así como experiencias suyas con sus pacientes.

“Este libro se divide en once capítulos donde encontrarán primero qué significa tener una vida saludable y luego aspectos como los hábitos dietéticos, el deporte, la actividad física, la higiene, entre otras cosas”, anota.

 

HÁBITOS NOCIVOS

Luna Vílchez explica que dos de los hábitos más nocivos de la población es consumir alcohol y fumar. Sobre el último señala que ya existen “toneladas de estudios”, respecto al impacto negativo sobre los pulmones y su incidencia en el cáncer; mientras que del alcohol refiere que esta es una sustancia lesiva, pues el organismo no está diseñado para su consumo.

“¿Quién puede decir que nunca ha bebido licor alguna vez en su vida? Cuando se ingiere alcohol, este agente dañino va a lastimar las estructuras con las que ingresa en contacto, especialmente el estómago y parte del duodeno, llegando incluso a originar una lesión a nivel pancreático”, asevera.

Menciona que una costumbre perjudicial relacionada con el alcohol es comer un ceviche al día siguiente de haber ingerido grandes cantidades de licor. Revela que eso solo ocasiona que el estómago se inflame mucho más por el ácido del plato.

“Lo recomendable después de una borrachera es tener una buena hidratación al día siguiente. Hay gente que incluso prefiere una cerveza más para el llamado ‘corte’, pero lo que no saben es que el efecto del alcohol es diurético, es decir, eliminar líquido, por lo que lo ideal es tomar una bebida rehidratante o simplemente agua”, asegura.

Añade también como otro hábito nocivo prevenible es el consumo de drogas.

 

PROBLEMAS CARDIACOS

Asimismo, menciona que una de las causas de mortalidad más prevalentes en la población adulta son los infartos, los cuales pueden prevenirse con mucha anticipación, pues pasan aproximadamente 20 años desde que se detecta el colesterol o los triglicéridos altos para que se forme una placa que pueda depositarse en las arterias coronarias.

“Existe un tiempo prolongado en el cual podemos cambiar nuestros hábitos, pero hay gente que nunca se cuida y a los 40 años nada más les da un infarto. Incluso hay personas que, sabiendo de sus antecedentes familiares, nunca se realizan chequeos médicos y recién acuden al centro hospitalario cuando tienen algún accidente cerebrovascular o porque aparecen signos físicos notables de la diabetes como que el dedo se les ponga negro o empiecen a perder la visión”, sostiene.

Apunta que por más deporte que se pueda hacer, nadie está libre de sufrir un ataque cardiaco, cuyo ejemplo es el periodista Daniel Peredo, quien falleció justamente tras sentirme mal después de jugar un partido de fútbol.

“Daniel Peredo debió ignorar que padecía de algún problema cardiaco y fue acumulando una placa que llegó a desprenderse hacia una zona más estrecha del vaso sanguíneo, ocasionando su obstrucción y posterior infarto”, revela.

Advierte que en el caso de los deportistas jóvenes, la causa de los infartos ya no se debe al colesterol o los triglicéridos, sino una alteración del mismo corazón que por lo general está relacionado a un septo (tabique que divide ambas cavidades del órgano) que es muy grueso y por lo tanto impide el bombeo de la sangre.

 

ACTIVIDAD FÍSICA

Afirma que para combatir uno de los factores de riesgo prevenibles como el sedentarismo, es indispensable realizar actividad física, cuyos beneficios es reducir la tasa de colesterol, los niveles de glicemia, hipertensión arterial, mantiene irrigado y oxigenado el cerebro, el corazón, entre otras cosas.  

“Se considera que una persona es sedentaria cuando permanece sentada por más de cuatro horas consecutivas al día. Dado que los horarios de oficina pueden variar entre seis y ocho diarias, lo recomendable es pararse cada dos, dar una caminata de cinco minuto o hacer ejercicios de estiramiento, para luego continuar con las labores”, aconseja.

Además, menciona que es importante que esta práctica vaya acompañada de unos hábitos dietéticos balanceados, pues es frecuente el consumo de comida chatarra como las pizzas y hamburguesas, o incluso la misma comida típica de la zona.

“En el Perú, pero sobre todo en el norte, nos caracterizamos por comer bien y bastante. Si uno no come su buen plato de arroz o una generosa proporción de papas, no se siente contento”, comenta.

Sumado a la actividad física, menciona como relevante el practicar algunos ejercicios de meditación o yoga, así como mantener una vida social activa.

 

DIFUSIÓN DEL LIBRO

Luna Vílchez señala que su libro se encuentra en una fase de reimpresión (200 ejemplares más) y tiene un costo de 30 soles. Por ahora puede encontrarse en las principales plataformas de comercio electrónico como Amazon, Playbook, Librerías Gandhi, entre otras.

Apunta que pueden encontrar información complementaria a la del libro en su canal de YouTube que lleva el mismo nombre del libro.

“Hoy en día no hay excusa para no informarse. La información está a la mano y prevenir nuestra salud depende de nosotros mismos”, asevera.

Leer más


JOSÉ DEL CARMEN SOLANO: “URGE AMPLIAR LA INFRAESTRUCTURA DE LA SEGURIDAD SOCIAL EN LAMBAYEQUE”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1126

  comentarios   

El médico José del Carmen Solano Torres es uno de los ciudadanos más destacados de Chiclayo. Fue director del Hospital Central del Norte, antes de convertirse en el “Almanzor Aguinaga Asenjo”, decano del Colegio Médico, regidor de la provincia, presidente de la Asociación de Exalumnos del Colegio Nacional de San José. Por su experiencia, hace un análisis de la situación de la seguridad social en el departamento, concluyendo en la necesidad de ampliar la infraestructura existente.

 

Tras la unificación del Hospital Obrero y del Hospital del Empleado se formó el Hospital Central del Norte, para la seguridad social, el mismo que tuvo como primer director al galeno Guillermo Ayala Noriega, quien pasó a ocupar la jefatura del Hospital Edgardo Rebagliati Martins. En su reemplazo fue designado Solano Torres entre 1980 y 1982.

“En esa época el hospital era nuevo, tenía unas condiciones magníficas, no como las que tenemos ahora y pudimos dar apoyo al Estado durante el conflicto con el Ecuador. Nuestro hospital en esa época tenía una organización tan buena, que fue calificado como apto para poder recibir a los combatientes que llegasen de la Cordillera del Cóndor y el Falso Paquisha”, recuerda.

 

FACTOR HUMANO

José del Carmen Solano considera que el manejo de la seguridad social ha cambiado mucho y esto ha originado una serie de deficiencias en la resolución de las necesidades que tiene la población asegurada del departamento y la macro región norte.

“Son varios factores. En primer lugar, el favor humano y profesional tiene deficiencias. Antiguamente uno ingresaba al hospital como médico ayudante, pasaba a ser asistente, luego de servicio, jefe de servicio, jefe de división, sub director y después director. Durante ese período uno se capacitaba, conocía cómo marchaba el seguro social, desde la periferia hasta el nivel más alto. Ser director se ganaba por mérito. Posteriormente empezaron a prevalecer los factores políticos y desde ese momento no todos los que han asumido la dirección de los hospitales tienen la misma calificación ni conocen los estamentos que tiene la función médica. No quiero decir que no haya profesionales capacitados, hay maestros y doctores, pero solo en la parte teórica, no en la práctica”, afirma.

El reconocido médico asegura que un buen director debe conocer cómo funcionan todas las áreas de un hospital y ese conocimiento es el que hoy percibe ausente.

“El hospital se hizo para atender a la clase asegurada de Lambayeque, pero al crearse el Instituto Peruano de Seguridad Social – IPSS, creándose los hospitales nacionales, lo que se originó fue el desborde de la capacidad. Fue con Luis Castañeda Lossio que se cambia al Hospital Central del Norte por Hospital Nacional Almanzor Aguinaga Asenjo”, menciona.

 

LOS RECURSOS

Solano Torres indica que un serio problema en la administración de dicho nosocomio es la mínima capacidad que existe para el gasto del presupuesto con estándares de calidad, eficiencia y transparencia.

“Como no ha habido capacidad de gasto al año siguiente la calificación presupuestal ha ido disminuyendo y, por consiguiente, el hospital ha perdido nivel de recursos. Hay falta de capacidad de gasto o a lo mejor desconocimiento para aplicar los presupuestos. Cuando yo fui director, el doctor Juan Aita Valle era el gerente regional y me daba todo el apoyo, pero a nivel nacional la presidencia ejecutiva se preocupaba por ayudarnos en la gestión. Como muestra, los ascensores funcionaban perfectamente, teniendo incluso ascensoristas. Había vigilancia propia, no había tercerización. Si se quemaba un foco, se llamaba a ingeniería hospitalaria a inmediatamente lo reponían. Hoy para cambiar un foco pasa una semana”, manifiesta.

El exdirector del Hospital Central del Norte admite que en todo centro asistencial siempre hay deficiencias, pero estas disminuyen cuando existe capacidad administrativa.

 

INFRAESTRUCTURA

“Si uno programa bien y coordina con todas las jefaturas para elaborar un petitorio que permita satisfacer las necesidades de los pacientes y los trabajadores, indudablemente se logrará una mejor atención. Si uno tiene ambiente propios puede implementarse dos o hasta tres turnos de atención. Todo eso dependerá de la capacidad administrativa de quien dirige. De esa manera se podría evitar las cosas, la postergación de actividades quirúrgicas y demás procedimientos”, refiere.

Añade que, lógicamente, tratándose de un hospital nacional, cuya influencia abarca desde Chimbote hasta Tumbes y el nororiente, se reduce la capacidad resolutiva para atender a la población asegurada local.

“Hace mucho se debió hacer crecer a los hospitales de la periferia para que estos permitan descongestionar las atenciones en el Hospital Almanzor Aguinaga. En Piura o Lima se hacen ampliaciones y mejores, ¿y en Chiclayo? Salen las resoluciones, pero no llega el dinero para mejorar la infraestructura de la seguridad social. La población debe entender que si hay hacinamiento no es por culpa del médico, sino de quienes administran el número de referidos a determinado nosocomio. Urge ampliar la infraestructura de la seguridad social en Lambayeque”, precisa.

Leer más


MILAGROS WONG CHUNG: “EL PERIODISTA DEBE ESTAR EN CONSTANTE ACTUALIZACIÓN”

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1126

  comentarios   

  • La reconocida comunicadora y docente señala que no cualquier persona puede ejercer el periodismo.
  • Afirma que el trabajo periodístico puede ser incluso más delicado que el de un cirujano, pues con la pluma se juegan la honra de las personas.

 

Milagros Wong Chung es una voz autorizada para opinar sobre los hombres de prensa. Con más de 35 años de experiencia profesional, la periodista y hoy docente universitaria revela que quienes ejercen este oficio nunca deben dar por sentado que lo saben todo, pues para el periodista es indispensable mantenerse en constante actualización para afrontar los desafíos que implica la coyuntura del día a día.

 

“Hoy han salido muchos mercaderes de la información, pues hay chicos que piensan que porque han estudiado en la universidad ya no deben capacitarse más, lo cual es falso. Un periodista no puede dejar de actualizarse constantemente, no se puede permitir pasar un solo día sin haber aprendido algo nuevo, sino se queda desfasado por completo”, asevera.

Afirma que a lo largo de su experiencia como docente ha visto chicos que terminan su carrera y recién a los cinco años se acuerdan de gestionar el título, lo cual genera que, si es que no se han mantenido en el ejercicio, pierdan los conocimientos adquiridos, ya que cada vez sale nueva información.

 

UN TRABAJO DEDICADO

Wong Chung señala que es la calle el lugar donde se ve si alguien verdaderamente tiene vena periodística, pues allí aprenden a interactuar con las personas, ser tolerantes e intercambiar un conjunto de opiniones que contribuyen a su formación personal y profesional.

Señala que hoy en las facultades de Comunicación son pocos los estudiantes que quieren dedicarse al periodismo, pero paradójicamente es esa área donde consiguen primero trabajo, por lo que es indispensable que lean y sepan redactar.

“Creo que hay un problema generacional en torno a la lectura y que les afecta a los chicos a la hora de ir a cubrir notas, por eso les pido hasta ahora mis estudiantes que hagan sus monografías a mano porque es la única forma en que leerán, mejorarán su redacción, incrementarán su vocabulario, mejorarán su letra  y su capacidad de síntesis”, afirma.

Para Wong Chung, la labor del periodista puede ser incluso más delicada que la de un cirujano, pues la honra es lo más preciado que una persona puede dejarle a sus hijos y los hombres de prensa pueden mancharla si no ejercen responsablemente su labor.

 

MUJER DE PRENSA

Por otro lado, Wong Chung recuerda que antes el acceso de las mujeres al mundo del periodismo era complicado, pues cuando ella presentó su expediente para ser aceptada en el Colegio de Periodistas se demoraron casi un año en admitirla, pues los directivos de aquel entonces pensaban que si la afiliaban a ella, luego vendrían más mujeres con el cartón bajo el brazo a formar parte de la institución.

Revela que luego formaría parte de la primera hornada de mujeres periodistas profesionales que ingresaron al diario La Industria. Durante ese tiempo conoció a grandes hombres de prensa como Raúl Fernández Amunátegui, Cristian Díaz Castañeda, Nicanor de la Fuente Sifuentes (NIXA), Glicerio García Campos, José Abad Valiente, Juan Barturén Dueñas, entre otros.

“A mí no me gusta el fútbol, prefería que me enviaran a cubrir policiales antes que ir al estadio porque eso para mí era una suerte de tortura china. Recuerdo que una de las comisiones que tuve antes de pasar al área editorial, donde a la postre me quedé, fue una de interés humano sobre un señor que llevaba años viviendo a las afueras del Grifo Nororiente y gracias al reportaje que se le hizo unas monjas lo recogieron”, comenta.

 

NUEVAS GENERACIONES

Milagros Wong comenta que una de sus satisfacciones como docente universitaria es ver las nuevas hornadas de periodistas que están saliendo, muchos de los cuales son sus alumnos y se encuentran trabajando en medios locales, nacionales y hasta en organismos internacionales.

“Hace un tiempo, cuando regresaba de un viaje, me encontré circunstancialmente con una egresada mía, quien me comentó que había viajado por 35 países tratando el tema de la hambruna y me quedé gratamente sorprendida. El esfuerzo es de ellos, pero uno no puede dejar de sentir que al menos puso un granito en su formación”, indica.

En ese marco, felicita a Expresión, dado que considera a esta publicación como una cuna de comunicadores sociales que en base a los pilares del profesionalismo, la seriedad, responsabilidad y veracidad, se sostiene por 26 años.

Leer más