up

ACARICIANDO EL SUEÑO MUNDIALISTA 35 AÑOS DESPUÉS

Escribe: Semanario Expresión
Edición N° 1029

Como si fuera ayer recuerdo la algarabía, furor y entusiasmo que se vivía cuando nuestra selección peruana participaba del mundial España 82. Tres décadas y media después estoy segura que regresaremos por la puerta grande al certamen futbolístico más grande del planeta: El mundial de Rusia 2018.

 

Hace treintaicinco años nuestro país fue uno de los 24 participantes de la Copa Mundial de Fútbol de 1982 que se realizó en España. Perú llegó al mundial luego de haber ganado el Grupo 2 de las clasificatorias sudamericanas de forma invicta, superando a los cuadros de Uruguay y Colombia.

 

Es inolvidable para los peruanos aquellas victorias futbolísticas, donde se dejaba todo en la cancha, pensando en la inmensa alegría que había que darle al país que se representaba.

 

De aquella fecha a la actual mucha agua ha corrido bajo el puente. Hemos tenido en estos 35 años una selección apagada, criticada, con poca respuesta a la hinchada, hasta que la actual directiva de la Federación Peruana de Fútbol, a cargo de Edwin Oviedo Picchotito, decidió desde el 2015 trabajar de manera profesional y transformar el fútbol en nuestro país.

 

La visión de la federación en “Convertir al fútbol en un motor de cambio social”, está dando resultado desde el hecho de contratar a Ricardo Gareca como el director técnico que está llevando con disciplina y responsabilidad al seleccionado peruano, hoy con grandes posibilidades de llegar al mundial de Rusia.

 

Se han desarrollado partidos con victoria y otros con fracaso, pero más ha sido la gloria y como para no creerlo estamos dentro de los cuatro países que casi, casi estamos con un pie en la escalinata del avión para llegar a Rusia no solo a jugar con el balompié y darnos hermosas alegrías, sino también para bailar el kasachov, la hermosa danza popular rusa que nos enamorara en nuestra época estudiantil.

 

Dicen que en el fútbol no hay lógica, ¿será cierto? Y por qué se afirma. Muchos años estuve decepcionada del fútbol, es más casi no solemos en Expresión considerar la página deportiva, hecho que superaré porque los lectores lo exigen, pero ahora que he decidido ver jugar a nuestra selección puedo decir que en el fútbol sí existe cierta lógica, solo que hay que entender que la lógica se sustenta en ciertos factores que tiene que darse y es justamente esto por lo que no siempre se dan los resultados que todo el mundo espera.

 

Creo que se puede hablar de variables en el fútbol que hacen que un resultado se dé, estas variables pueden darse antes o durante un partido y hacen que la lógica sobre ese resultado vaya variando de acuerdo a como se suceden estas variables.

 

Por ejemplo, la expulsión o la lesión de un futbolista importante, un mal cobro arbitral o simplemente el hecho de que un equipo no haya jugado al nivel que se le conoce, y esto es perfectamente entendible ya que el humano no puede tener un rendimiento idéntico en toda actividad que realiza, hay días donde se está más lúcido, de ahí que se sabe que la inspiración en una persona puede dar resultados impensados.

 

Pero si se ponen a pensar en la mayoría de los casos, casi siempre se da la lógica, ya que generalmente gana el equipo que jugó mejor ese partido, no el que tiene más figuras o el que es reconocido como mejor equipo, sino simplemente el equipo que jugó mejor ese partido.

 

Le reconozco a Ricardo Gareca su visión con la selección, la apuesta por nuevos cuadros, por los más jóvenes como Miguel Trauco, André Carrillo, Christian Cueva, Edison Flores, Paolo Hurtado, Pedro Gallese, Nilson Loyola, Luis Advíncula entre otros, sin dejar de lado a figuras como Paolo Guerrero o Jefferson Farfán.

 

Ricardo Gareca cuenta en este momento con el más alto índice de aprobación,  ya quisieran muchos políticos estar en su lugar. “El Flaco”, como se le conoce al argentino y goleador del Boca Juniors, nos ha encandilado con los resultados de su trabajo técnico, al punto que ha mantenido de manera sostenida el sueño mundialista de toda una nación a solo dos meses de la final de las Eliminatorias 2018.

 

Muchos recordarán que fue Gareca quien en el año 1985 disparó el tiro de gracia en el arco de Eusebio Acasuzo con la osadía y apuro del intocable mayor Eliot Ness. Gareca nos liquidó.

 

Fue Gareca quien permitió que su selección argentina dejara en aquella época a nuestra selección peruana de Uribe, Cueto y Velásquez con el sabor de la inasistencia a un nuevo mundial. Más de tres décadas de esa jugada, hoy “El Flaco” trazará toda la estrategia contra Argentina el próximo 5 de octubre. Seguramente habrán sentimientos encontrados, la patria y la responsabilidad profesional, yo creo que admiraremos la ética de un hombre que en tres años ha recuperado la imagen de nuestra selección peruana.

 

Hace algo más de año y medio nuestros seleccionados no son ampayados en  ninguna situación reñida, desde que el director técnico es responsable de nuestra selección de fútbol vemos que se respira una nueva filosofía y esos logros son los que al equipo peruano le da felicidad.

 

Por el bien de los hinchas, de los más de 30 millones de peruanos, amados jugadores de nuestra selección peruana sigan dejando todo en la cancha, sigan enamorándose de la magia del balompié, sigan aplicando conocimiento y estrategia para ganar, para estar en el grupo de países que subirán al avión que los llevará a Rusia 2018, no olviden que en la redes ya es viral el video montado al presidente Vladimir Putin, quien señala: “Quiero al Perú en Rusia”.

Leer más