up
Directora : Rosa Chambergo Montejo

23 Años en Circulación !!!

 
 

Edición N° 1001

 
Síguenos en la Radio
Nuestros videos :
El Clima en estos momentos :
Ve También Nuestra Edición Anterior !
 
Edición N° 1000


Anuncia Aquí!

żQuieres que tu anuncio se vea en nuestra web?, Contáctanos!


La advertencia había sido dada. No solo la Contraloría General de la República había realizado observaciones de manera oportuna a la obra de pavimentación de la Avenida Arequipa, sino que las lluvias que cayeron sobre Chiclayo los días 1, 2 y 3 de febrero, pusieron al descubierto que una parte de las veredas de la mencionada arteria están mal construidas. Es  más, no tienen la caída reglamentaria para evitar que el agua ingrese a las viviendas en caso se presentarse una precipitación pluvial.

 

La denuncia la hizo ante la Contraloría General de la República el ciudadano Carlos Ernesto Barrientos Aquino, identificado con número de DNI 16772812, sosteniendo que la mencionada obra la viene ejecutando la Municipalidad Provincial de Chiclayo a través del Consorcio Arequipa, con una inversión de cinco millones 72 mil 105.5 soles.

 

Indica que el primero de febrero los obreros de la constructora construyeron la vereda en el frontis de su vivienda ubicada en la calle Arequipa Sur, manzana “X”, lote 12, del pueblo joven Ciudadela, en Chiclayo, pero es el caso que al suscitarse lluvias durante los primeros días del mes las aguas ingresaron al inmueble, causando daños y malestar.

 

El problema se originó debido a que los trabajos realizados – presuntamente- no estaban acorde a las especificaciones técnicas de una obra de pavimentación, las que tienen que tener una ligera inclinación a la calle desde la pared de la morada. En este caso, la inclinación es hacia la vivienda.

 

“QUÉJESE DONDE QUIERA”

La mañana del 2 de febrero, tras la caída de la fuerte precipitación pluvial, el agraviado fue hasta la carpa que la constructora ha levantado en la zona a manera de campamento, donde se entrevistó con el ingeniero Guillermo Tirado, quien de manera armoniosa le dio una alternativa de solución e incluso le ofreció conversar con el resto de ingenieros para subsanar la presunta falla técnica.

 

Sin embargo, los días transcurrieron y no hubo una respuesta, por lo que Barrientos Aquino, el vecino afectado, decidió ir en busca de los responsables de la obra, llegando hasta el lugar donde había algunos materiales. Ahí se entrevistó con algunos responsables de los trabajos, entre ellos el ingeniero Luis Alberto Neciosup Azan.

 

Carlos Barrientos junto a su esposa hizo sus reclamos y comentó los ofrecimientos hechos antes por Guillermo Tirado. Sin embargo, Luis Neciosup – según relata el agraviado en su carta a la Contraloría - le ofreció una salida antitécnica y antiestética, sin importarle que la casa del agraviado y su familia sea de material rústico y sufra las consecuencias de la incapacidad en la construcción de la vereda.

Ante la pregunta de: ¿por qué en las demás veredas de la Avenida Arequipa no se había suscitado el mismo problema?, el responsable de obra no hizo más que retirarse raudamente del lugar.

 

“Al sentirse incómodo por los reclamos, subió raudamente a su camioneta, a lo que junto a mi esposa le hice saber que el caso lo haría saber a la Contraloría General de la República y al Colegio de Ingenieros de Lambayeque. Dicha persona se alejó y gritando me dijo que me vaya a quejar donde quisiera”, sostiene el agraviado.              

 

LOS ANTECEDENTES

En su oportunidad, Expresión, en su edición N° 991, dio cuenta que de manera oportuna el Órgano de Control Interno – OCI de la MPCH, advirtió que el expediente para dicha obra fue aprobado sin contar con el estudio de mecánica de suelos, exigible para que se dé la viabilidad del proyecto.

 

Por parte de la Municipalidad de Chiclayo se insistió hasta el hartazgo que dicho estudio existía, aun cuando para la Contraloría fue materialmente imposible su ubicación. Pese a ello, la comuna procedió a entregar la buena pro de la obra al Consorcio Arequipa.

 

Lo extraño de este caso es que la Subgerencia de Estudios y Proyectos de la comuna dio el visto bueno al expediente técnico el 18 de noviembre del 2015, pero el estudio de mecánica de suelos supuestamente ingresó al municipio dos días después, habiendo sido aparentemente elaborado por la empresa Servicios de Exploración Geotécnica, Asfalto y Ensayo de Materiales, tal como lo certificó el órgano de control.

 

La licitación de la pavimentación de la Avenida Arequipa, tramo comprendido entre las avenidas Bolognesi y Manuel Arteaga-Salaverry, estuvo plagado de irregularidades en la elaboración del expediente técnico, pero además en la manera en la que se desarrolló.

 

La decisión de la Contraloría para observar la ejecución de la obra se motivó en los informes preliminares alcanzados por la Oficina Regional de Control.

 

CUESTIONAMIENTOS

Expresión logró acceder a un documento confidencial de la Contraloría General de la República denominado Desviación de Cumplimiento N° 03-2016-CG/CORECH-AC, en el que se confirman otras irregularidades cometidas por la gestión del alcalde David Cornejo en el caso de la Avenida Arequipa.

 

Se señala que en la Licitación Pública N° 02-2016- MPCH/CS, “la entidad simuló indagación de mercado utilizando documentos cuya autoría niega una de la empresas incluidas en el proceso; es decir, serían documentos fraguados.

 

Asimismo, que en los Términos de Referencia – TDR, requirió la acreditación de colegiatura y habilidad de profesionales propuestos, inobservando el precedente administrativo de atención obligatoria del Organismo Supervisor de Contrataciones del Estado – OSCE, no tener Registro Nacional de Proveedores - RNP.

 

De igual manera, se sustenta que durante la etapa de evaluación de ofertas el Comité de Licitación admitió una propuesta pese a que el postor incumplió con los requerimientos mínimos exigidos en las bases del proceso, declarándolo ganador de la buena pro, evitando que sea declarado desierto el concurso al no quedar ninguna propuesta válida.

 

Para la Contraloría, dicha acción generó restricción en la participación de posibles postores que sí hubieran cumplido los requisitos mínimos de Ley, pero además afectó la transparencia que debe regir a las contrataciones del Estado.

 

LA OBRA

Con la resolución de Gerencia de Infraestructura Pública N° 54-2015-MPCH/GIP, del 24 de noviembre del año 2015, se hizo conocer que visto el informe N° 320 -2015-MPCH/SGE y de la Subgerencia de Estudios y Proyectos, remite el Expediente Técnico denominado “Mejoramiento de la transitabilidad vehicular y peatonal de la calle Arequipa, tramo entre la Av. Salaverry y la Av. Prolongación Bolognesi”, con código SNIP N° 339637.

 

Es así, que tras aprobar la mencionada resolución y asignar un presupuesto de cinco millones 72 mil 105.5 soles, el ingeniero José Alberto Mechán Sánchez, en su calidad de gerente de Infraestructura Pública de la Municipalidad de Chiclayo, dispuso que se cumpla lo programado.

 

De acuerdo a la hoja de la ficha de resumen, la municipalidad de Chiclayo entregó la ejecución de la obra al Consorcio Arequipa, bajo la supervisión de Ángel Zamata Sutti y la residencia a cargo de Luis Alberto Neciosup Azan.        

 

VISITA DE LA CONTRALORÍA

El último lunes hasta el lugar de la obra y directo a la casa de Carlos Ernesto Barrientos Aquino llegó el ingeniero Néstor Millones Montenegro, de la Contraloría de la República con sede en Chiclayo, quien atendiendo el expediente N° 01-2017-000585, presentado por el agraviado en base a un pedido de verificación urgente de construcción de veredas, recogió información de los vecinos e imprimió gráficas del avance de los trabajos.

 

De acuerdo a lo manifestado por el denunciante, la obra no tendría un plano general de pistas y veredas, la que mostraría la vista de planta de todas las cuadras, especialmente de la obra a ejecutar.

 

“El plano también debería contener vistas de secciones o cortes de vías, con todas sus dimensiones específicas, basadas en normas técnicas. La ejecución de un proyecto de veredas y pistas, debe contar, de manera prioritaria, con un plano topográfico general de la zona; con todas sus curvas en nivel del terreno”, sostiene.

 

Finalmente, de acuerdo a una apreciación profesional técnica la obra o construcción de una vereda debe tener una superficie horizontal, más no debe tener forma irregular variable; es decir, debe tener pendiente de la puerta de la casa hacía la calle o pista.    

 

LAS DENUNCIAS

Al no tener respuesta de una solución del problema, Carlos Ernesto Barrientos Aquino acudió también al Colegio de Ingenieros de Lambayeque, solicitando que personal profesional técnico de la orden profesional se constituya al lugar para, especialmente en el frontis de la vivienda afectada, y realice una verificación urgente de la construcción de veredas de la manzana “X”, las que no tienen la caída respectiva,

 

Similar pedido también se ha hecho al regidor de la municipalidad de Chiclayo, Guillermo Segura Díaz y a la consejera delegada de la región Lambayeque, Violeta Muro Mesones 

 

+ NOTICIAS

  • El 24 de junio del año pasado el Comité de Selección, presidido por el funcionario municipal Dick Reque Zapata, levantó el acta de admisión de ofertas para la ejecución del proyecto de la Avenida Arequipa, consignando como único participante al Consorcio Arequipa, integrado por las empresas Tecnología y Construcción Oriana SAC y Maquinorte SAC.

VEREDAS FUERON MAL CONSTRUIDAS: VECINOS DE LA AVENIDA AREQUIPA PIDEN INTERVENCIÓN DE CONTRALORÍA

Leer más
 
 

La Comisión de Contingencias del Colegio de Ingenieros del Perú – CIP, Consejo Departamental de Lambayeque, ha hecho público su informe técnico respecto a las lluvias que azotaron al ámbito regional entre el 1 y el 3 de febrero, poniendo énfasis en sus conclusiones en la responsabilidad que recae sobre los municipios y EPSEL por la falta de mantenimiento a las redes de agua y desagüe, lo que originó que la emergencia sanitaria se agudice por la exposición de las aguas servidas.

 

El documento, Informe N° 01-2017-CC-CIPCDL, está dirigido al decano de la orden profesional, Carlos Burgos Montenegro, y en él se abordan una serie de aspectos técnicos que los expertos han evaluado del antes y después de las lluvias presentadas a inicios de mes. Además, se hace memoria sobre las recomendaciones que hace más de dos décadas alcanzó el Colegio de Ingenieros a las autoridades locales, a fin de mantener preparadas las ciudades para enfrentar los eventos climatológicos.

 

El informe fue elaborado por los ingenieros Pablo Valdivia Chacón, Felipe Motta Laguna, César Homero Alvarado Torres, Marco Tulio Tapia Sánchez, Edmundo Guerrero, Hugo Acuña Peralta, Humberto Heredia Morales, Miguel Chiclayo Domenech, Adriano Campos Cruzalegui, Ramón Cornejo Saavedra y Humberto Olorte Villarreal.

 

SIN EVACUACIÓN

El Colegio de Ingenieros en Lambayeque planteó, desde 1997, la necesidad de evacuar las aguas de lluvia mediante un sistema integral de drenaje pluvial, postulado que concluyó con la formulación de los Términos de Referencia para elaborar el Expediente Técnico para el Sistema de Drenaje Pluvial.

 

Sin embargo, a la fecha las entidades responsables no han elaborado un proyecto metropolitano de drenaje pluvial y, por lo tanto, no han podido ejecutar ninguna obra referida a este, lo que da como consecuencia la rápida inundación de la metrópoli con lluvias de mediana intensidad, tal como sucedió la primera semana de febrero.

 

Los ingenieros mencionan que existen drenajes agrícolas que cruzan la ciudad de Chiclayo, pero que  estos se encuentran prácticamente abandonados en sus cabeceras, sin mantenimiento, con abundante vegetación; en tanto los drenes 3600 y 3720 están totalmente clausurados y los drenes 4400 y 3100 se encuentran parcialmente clausurados.

 

“El dren 3000, convertido ahora en la Vía Canal Chiclayo, en sus seis primeros kilómetros de recorrido tiene una pendiente de fondo variable, que no permite la evacuación eficiente de las aguas de lluvia, por tener en su trayectoria los seis últimos badenes con bordes superiores por debajo del nivel del tirante normal del canal, generando represamientos e inundaciones de las aguas de la parte norte de José Leonardo Ortiz y con una reducción de la sección hidráulica a la altura del óvalo en la progresiva Km 5+900”, explican.

 

SIN MANTENIMIENTO

En el informe se indica que los canales (acequias) de Chiclayo: Cois, Yortuque y Pulen, que cruzan la ciudad, pueden ayudar temporalmente a evacuar las aguas de lluvia. Sin embargo, carecen de mantenimiento y han perdido parcialmente su capacidad de conducción.

 

Por otro lado, la obra de Mejoramiento de los Emisores Principales de Chiclayo se encuentra paralizada desde el 4 de noviembre del 2016, debido a que el contratista ha planteado la resolución del Contrato. Esto significa que las obras se encuentran inconclusas. Lo mismo sucede con las obras de “Mejoramiento de las Redes de Agua Potable y Alcantarillado con conexiones domiciliarias del casco Central Antiguo de Chiclayo y Colectores Pedro Ruiz, Francisco Cabrera y Elvira García y García”, que solo llegaron al 38.66 % de avance.

 

LLUVIAS SOBRE LAMBAYEQUE

Entre el 1 y el 3 de febrero, más de 14 horas de lluvias soportaron diversos distritos del departamento, ocasionando que colapsen viviendas y se inunden decenas de asentamientos humanos y pueblos jóvenes. Los distritos más afectados fueron: Pacora, Salas, Íllimo, Jayanca, Motupe y Olmos, con una precipitación de 40 milímetros el 1 de febrero hasta el día siguiente a horas 7:00 de la mañana. De acuerdo a datos históricos, Chiclayo soportó el 14 de febrero de 1998 una precipitación de 114 milímetros.

El impacto de las lluvias, crecida de los ríos, y huaycos en Lambayeque y el resto de las ciudades costeras es alto. Los damnificados cuentan por miles en el país y de acuerdo a los pronósticos del SENAMHI los eventos climatológicos se prolongarán en las siguientes semanas hasta el mes de marzo. Como consecuencia se declaró en emergencia el departamento, luego de intensas lluvias que afectaron a cientos de familias, principalmente en el distrito de José Leonardo Ortiz.

 

INSPECCIONES

El equipo técnico del Colegio de Ingenieros realizó cuatro visitas de campo a las zonas de los emisores y colectores principales de Chiclayo: Emisor Norte, Emisor Norte Norte, Emisor Sur y Colector de la Prolongación Bolognesi.

 

En estas se constató que el Emisor Norte trabajaba con normalidad, en el tanto el Norte Norte operaba parcialmente represado y el Emisor Sur presentaba un colapso a la altura de la Vía de Evitamiento, por lo que (al momento de la inspección), no se estaban evacuando las aguas residuales de la cuenca de este emisor, constituidas por el uso del servicio de saneamiento de la población de La Victoria y de la zona noroeste de Chiclayo, así como parte del centro del casco central. Esas aguas eran derivadas al dren 3100.

 

Asimismo, se constató que en la Prolongación de la Avenida Bolognesi, frente a la Gerencia Regional de Educación, la carpeta asfáltica presenta un hundimiento, y que los colectores principales de La Victoria Nueva se encuentran con el nivel de agua bajo, lo que significa que se estaba drenando o bombeando las aguas residuales en forma parcial.

 

RIESGOS SANITARIOS

Los expertos advierten que los riesgos sanitarios por la presencia de aniegos de aguas de lluvia y aguas residuales en la ciudad son muy elevados por los efectos en el incremento de casos de dengue, chikungunya y zika, que motivaron la inmediata respuesta del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento para eliminar los puntos de aniego y declarar el estado de emergencia sanitaria que permite efectuar inversiones focalizadas en los puntos críticos de aniegos y/o colapsos de desagües.

 

La exposición de la población a aniegos y aguas residuales, puede aumentar también las enfermedades diarreicas y respiratorias agudas, intoxicaciones alimentarias, conjuntivitis e infecciones a la piel, lo cual puede incrementar la demanda de los servicios de salud en los diferentes niveles de atención.

 

URGENTE ATENCIÓN

“La paralización de las obras de Mejoramiento de los Emisores Principales de la ciudad de Chiclayo y la no ejecución de las obras de rehabilitación de los colectores en JLO han evidenciado nuevamente la ineficiencia de EPSEL para ejecutar obras de esa magnitud, al no haber saneado los terrenos por donde pasarían los emisores y colectores principales, causa principal de los atrasos de la obra y la falta de capacidad para ejecutar obras de rehabilitación sea por contrata o por administración directa”, señalan los ingenieros.

 

Estos advierten también que la construcción de la pavimentación de la Avenida Los Incas, que se encuentra en proceso de ejecución, cuyos trabajos están a nivel de sub rasante, dio origen a la acumulación de aguas de lluvia.

“Existe la necesidad urgente para que la ciudad de Chiclayo Metropolitano cuente con un sistema integral de drenaje pluvial, el mismo que debe ser ejecutado por la Municipalidad Provincial de Chiclayo, en el mejor de los casos, por ser de su competencia. El Ministerio de Vivienda ha actuado con celeridad para apoyar con equipos de bombeo para la eliminación de aguas de lluvia y aguas residuales que se encontraban dispersos en diferentes puntos críticos de aniegos en toda la ciudad. Sin embargo, muchas cuencas ciegas de algunos asentamientos humanos y urbanizaciones quedaron sin atender. Algunos sectores fueron atendidos por la población sin colaboración alguna de Defensa Civil, tal es el caso de la Urbanización Las Brisas”, resalta el informe.

 

En este se indica también que es necesario concluir la obra de “Mejoramiento de las redes de Agua Potable y Alcantarillado con conexiones domiciliarias del casco Central Antiguo de Chiclayo y Colectores Pedro Ruiz, Francisco Cabrera y Elvira García y García”.

 

“El Plan de contingencia no ha funcionado de manera eficiente, falta la ejecución de un programa de resiliencia en mitigación de los efectos como limpieza de sedimentos y eliminación de residuos sólidos, afectando a toda la población y los sectores más vulnerables en general”, anotan.

 

RECOMENDACIONES

El equipo técnico de la Comisión de Contingencias del Colegio de Ingenieros precisa en su informe que es necesario demandar a la Municipalidad Provincial de Chiclayo la formulación de los términos de referencia para la Elaboración de los Estudios y Expediente Técnico para construir el sistema integral de drenaje pluvial metropolitano, y que ponga énfasis en la conclusión de los trámites para que se concluya con la obra de mejoramiento de redes en el casco central.

 

Asimismo, demandar al Gobierno Regional de Lambayeque desbloquear el dren 3000 a la altura del óvalo ubicado en la acumulada Km 5+900 y rediseñar la vía canal de la Avenida Chiclayo; y a EPSEL para que resuelva la obra de Mejoramiento de los Emisores Principales de la ciudad de Chiclayo, en vista que se encuentra paralizada desde hace más de cuatro meses.

 

Piden además que EPSEL haga público los requerimientos presentados al Ministerio de Vivienda Construcción y Saneamiento a fin de Rehabilitar los colectores de Chiclayo y que el Centro de Operaciones de Emergencia Regional – COER, haga una evaluación de las zonas atendidas para mejorar su eficiencia y ubiquen las zonas no atendidas para que reciban el apoyo correspondiente.

 

Asimismo, recomiendan reabrir y limpiar los drenes en general y en especial los drenes 3600 y 3720 a través del Ministerio de Agricultura y la Junta de Usuarios, así como estabilizar a nivel de rasante y las vías de acceso a las zonas críticas inundables de los pueblos jóvenes de la ciudad.

FALTA DE MANTENIMIENTO AGUDIZÓ EMERGENCIA POR LLUVIAS: INGENIEROS CONFIRMAN DEFICIENTE ESTADO DE DRENAJES Y COLECTORES

Leer más
 
 
 

Leer más
 
 

En las últimas décadas la expansión de Chiclayo se ha dado sin orden ni planificación, sobre terrenos vulnerables, reconvertidos del uso agrícola al habitacional, y carentes de servicios básicos. Así se han formado una serie de pueblos jóvenes, que hoy a nivel provincial suman más de 300, cuyas familias exigen a las autoridades atención a sus necesidades, que van desde el agua y alcantarillado hasta la mejora de la seguridad.

 

Aproximadamente el 40 % de la población provincial, que asciende a 850 mil habitantes, se concentra en los pueblos jóvenes, sectores populares en los que a nivel municipal se han ejecutado obras, pero con resultados deficientes y que no han resuelto los problemas de fondo que golpean a las familias, como la falta de servicios básicos, por ejemplo.

Raúl Benites Acuña, presidente de la Federación de Pueblos Jóvenes de Chiclayo, sostiene que las gestiones municipales han buscado únicamente ejecutar medidas populistas y no atacar con seriedad y eficiencias las carencias que presentan los cinturones de la ciudad, primando la falta de planificación y trabajo organizado.

 

Anota que los efectos de las recientes lluvias caídas sobre el departamento han hecho aún más duras las condiciones de habitabilidad de los pueblos jóvenes.

 

“El panorama es desalentador y la situación ha desbordado todo tipo de análisis y diagnóstico. Desde 1998, cuando se presentó el último Fenómeno El Niño que se sintió en Chiclayo, hasta la actualidad, no hemos tenido un plan no solo de emergencia, sino de la nueva ciudad que aspiramos al 2050. No hemos tenido, siquiera, la capacidad de converger en ideas que nos permitan presentar una propuesta adecuada para que el gobierno central nos dé los recursos para que se hagan las obras de cara a una nueva ciudad”, menciona.

 

Benites Acuña expone que Chiclayo ha crecido de manera no solo “desordenada, sino también distorsionada”, debido a que no existe un plan de cómo debe darse la expansión urbana.

 

“Las nuevas posesiones informales se ubican sobre la base de áreas rurales, destinadas para la agricultura, porque no existen áreas destinadas para la vivienda y menos un plan de crecimiento poblacional ordenado. Por ello existe lo que hoy observamos, que con una lluvia de mínima intensidad más de dos mil viviendas han colapsado en el área metropolitana”, asevera.

 

SIN ATENCIÓN

El dirigente refiere que los pueblos jóvenes, a través de sus juntas directivas y representantes, han expresado “frustración” respecto a la inacción de las autoridades municipales frente a los problemas que los agobian.

 

“Hemos intentado dialogar. En el caso del actual alcalde de Chiclayo, David Cornejo Chinguel, le hemos hecho varias propuestas, como la declaratoria de la emergencia sanitaria por el mal estado de los servicios básicos como una medida para llamar la atención del gobierno central y con ello conseguir los recursos para renovar las redes no solo del centro y el cercado de la ciudad, sino de toda la zona metropolitana, que incluye a La Victoria, José Leonardo, Pimentel, Pomalca y otros distritos”, comenta.

 

Indica que a la propuesta se arribó luego del plenario realizado por la federación en julio del año pasado y, sin embargo, no fue aceptada por el gobierno provincial y tampoco el regional, pese a que fueron alcanzadas por escrito.

 

“No tuvimos eco. Luego del plenario nos reunimos con el alcalde David Cornejo casi en la quincena de agosto pasado y después de eso no nos ha vuelto a recibir. Aquella vez el alcalde nos dijo que estaba visitando los pueblos jóvenes porque quería conocer de propia fuente qué estaba sucediendo y cómo debía de atender, como quien diciendo que no necesitaba que se le indiquen cuáles era los problemas. Ahora vemos los resultados”, señala.

 

Raúl Benítes afirma que la autoridad municipal ni recibiendo los alcances de las organizaciones vecinales ni caminando ha logrado hasta ahora atender las necesidades de los pueblos jóvenes.

 

“Él iba y ofrecía de todo y ahora no puede visitar ni un pueblo joven porque a todo lugar que ha ido ha ofertado lo que no ha cumplido. Creo que David Cornejo quizá puede ser un buen político para el parlamento, porque ahí se habla bastante. En la municipalidad no necesitamos un charlatán, necesitamos un ejecutivo. De repente él puede ser un buen promotor en un solo rubro (Educación), pero ha demostrado que no es un buen promotor de la comunidad”, enfatiza.

 

FAMILIAS EN PRECARIEDAD

En Chiclayo existen 350 pueblos jóvenes, en los que habitan aproximadamente 180 mil familias. A nivel departamental los pueblos jóvenes suman 600.

 

“La situación que vivimos respecto al saneamiento básico es de emergencia permanente, por eso nosotros pedimos la intervención del gobierno central, a través de la OTASS, en EPSEL. Hemos hecho el pedido por escrito, se ha realizado incluso un panel fórum informando sobre este en el Colegio de Arquitectos y sabemos que se ha aprobado el Régimen  de Apoyo Transitorio – RAT, para la empresa prestadora a nivel del Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento”, explica.

 

Destaca que con la reciente promulgación del Decreto Legislativo 1280, el Ejecutivo nacional ha aprobado la Ley Marco de la Gestión y Prestación de los Servicios de Saneamiento, donde se corrigen los vacíos legales que existían para que el RAT se aplique en las empresas paramunicipales de manera integral.

 

“Esto permitirá que una vez reglamentada la nueva ley el gobierno nacional pueda intervenir directamente en EPSEL y así todos los funcionarios colocados por las autoridades municipales, principalmente de Chiclayo, sean removidos al quedar desactivados los órganos de gobierno”, asevera.

 

En los pueblos jóvenes, más del 60 % de familias carece de los servicios de agua potable y alcantarillado, existiendo problemas que se arrastran desde hace décadas como la situación de los 12 pueblos jóvenes ubicados carretera a Pomalca.

 

A esto se añade la problemática que existe respecto a la definición territorial y el saneamiento físico legal. Los municipios de Chiclayo y Pimentel aún no determinan a qué jurisdicción pertenecen pueblos jóvenes como Nadine Heredia, Nueva Esperanza o San Pedro.

 

“Hay todavía controversias respecto al Parque Industrial, por ejemplo, porque Chiclayo no quiere perder los impuestos que pagan las empresas ahí asentadas, y esto retrasa la situación de los pueblos jóvenes colindantes en si pertenecen a Chiclayo o Pimentel”, menciona.

 

Los dirigentes, a través de la federación, propusieron hace algún tiempo a EPSEL que se instalen servicios provisionales de agua en sectores como el pueblo joven Juan Velasco Alvarado, donde el abastecimiento es con cisterna.

 

“Si el gobierno nacional ha dicho que tiene la prioridad de destinar más de 35 mil millones de soles para agua y saneamiento en todo el país, esperamos que gran parte de ese presupuesto llegue a Lambayeque, para atender las necesidades de las familias de los pueblos jóvenes y zonas rurales”, indica Raúl Benites.

 

NECESIDAD DE RESPALDO

El dirigente sostiene que los colegios profesionales están llamados a apoyar a los pueblos jóvenes en la gestión de sus proyectos, poniendo énfasis en los aspectos técnicos y de fiscalización cuando se transfieran los recursos al municipio para que sean ejecutados.

 

“Lo que queremos también es que los municipios convoquen a funcionarios y profesionales que tengan capacidad suficiente para darle prioridad y conseguir que se aceleren los trámites para la realización de obras que tienen impacto directo sobre la calidad de vida de la gente. No vemos eso, lamentablemente”, anota.

 

Exhorta también al Gobierno Regional de Lambayeque a que mire las carencias que tienen los sectores populares y se interese por la ejecución de proyectos de desarrollo.

 

DISCREPANCIAS QUE DAÑAN

Por otro lado, Benites Acuña sostiene que las discrepancias entre el gobernador regional, Humberto Acuña Peralta, y el alcalde provincial, David Cornejo Chinguel, le están pasando una costosa factura a la ciudad, debido a que esto impide la realización de obras que posibiliten la modernización de Chiclayo y la mejora de los servicios públicos.

 

“Proyectos integrales que se requieren en los pueblos jóvenes como Elías Aguirre, por ejemplo, siguen postergándose. En 9 de Octubre, pese a que se renovaron las redes, solo hay tres calles pavimentadas, el resto es tierra. No existen respuestas rápidas de parte del municipio para mejorar las condiciones de vida de la población, y tampoco busca los mecanismos de acercamiento al gobierno regional para que este lo apoye con obras”, refiere.

 

Anota que actualmente el 80 % de los pueblos jóvenes requieren la pavimentación de sus calles, razón por la que – asegura – no logra entender por qué es que el municipio de Chiclayo no ha creado e implementado una planta de asfalto, que le posibilite contar con el recurso para mejorar la transitabilidad en los cinturones de la ciudad.

 

“Chiclayo necesita ser pavimentado, porque es un gran pueblo joven. De nada sirve que se mejoren las calles en Chiclayo si el tránsito sigue congestionado a falta de arterias en la periferia”, indica.

 

“Nosotros le pedimos a las autoridades unidad y diálogo. La rivalidad es buena cuando se está en la contienda electoral, porque permite la confrontación de ideas, pero ese tiempo ya pasó. Necesitamos tolerancia, mucha mesura y bastante diálogo”, añade.

 

INSEGURIDAD TOTAL

Finalmente, el dirigente aborda el serio problema de inseguridad que se vive en los pueblos jóvenes, señalando que es nula la coordinación entre comisarías, municipios y vecinos, salvo algunas excepciones, para combatir este flagelo.

 

“Existen casos como el de la comisaría de San Antonio que ha organizado medianamente a una parte de la población, otro es el de Wilder Fernández, donde se ha avanzado porque los propios vecinos han adquirido equipos de alerta. Después de eso, no hay una política articulada desde la municipalidad”, asevera.

LA MAYORÍA SUFRE POR FALTA DE AGUA Y DESAGÜE: MÁS DE 300 PUEBLOS JÓVENES SUCUMBEN EN EL OLVIDO

Leer más
 
 
 

Contra las autoridades responsables del deficiente servicio de agua, desagüe y la falta de drenaje pluvial.

 

Como medida de rechazo a las autoridades regionales y locales, responsables del estado en el que se encuentra el sistema de saneamiento básico en Lambayeque, así como de la falta de planificación y gestión de un proyecto integral de modernización de los servicios de agua y alcantarillado, las organizaciones de la sociedad civil, a través del Comité Cívico de Lambayeque, convocan a la marcha del próximo 15 de marzo que se realizará por las calles de Chiclayo.

 

Los actores de la sociedad civil que acudieron masivamente a la asamblea realizada el lunes 20 d.c., en el auditorio del Consejo Departamental del Colegio de Ingenieros del Perú, coincidieron en responsabilizar a las autoridades por la deficiente gestión que existe en el manejo de los servicios de saneamiento básico en todo el ámbito regional, principalmente en los 27 distritos que se encuentran bajo administración de la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento de Lambayeque – EPSEL.

 

Condenaron que pese a los más 800 millones que se han invertido en Lambayeque desde el gobierno central para la ejecución de obras de saneamiento, a través del programa Agua Para Todos, la mayoría de proyectos se encuentran paralizados, abandonados, en arbitraje o con funcionalidad parcial.

 

A esto sumaron la indiferencia de las autoridades regionales y locales para la gestión del sistema de drenaje pluvial. En el caso de Chiclayo se cuestionó que aun cuando desde 1997 el Colegio de Ingenieros formuló los términos de referencia para la elaboración del expediente del drenaje pluvial, veinte años después la ciudad carece de tan importante infraestructura que hubiera mitigado los impactos de las lluvias que se presentaron a inicios de mes y que han dejado como saldo más de dos mil viviendas colapsadas y otras dos mil inhabitables.

 

EL COMITÉ

Previa a la asamblea del lunes último, las organizaciones de la sociedad civil sostuvieron una serie de reuniones preparatorias a fin de sentar las bases del comité. Por unanimidad los asistentes, integrantes de más de 50 instituciones, que incluyen a los gremios profesionales y empresariales, aprobaron la conformación del Comité Cívico de Lambayeque, el mismo que en adelante asume el liderazgo de la sociedad civil.

 

Los asambleístas acordaron la implementación de un sistema de liderazgo múltiple con participación colegiada, quedando este bajo la dirección de una comisión conformada por la Asociación de Organizaciones de la Sociedad Civil – ADOSCIL, la Cámara de Comercio y Producción de Lambayeque, el Colegio de Arquitectos, el Colegio de Ingenieros, el Colegio de Abogados, la Federación de Pueblos Jóvenes y el colectivo ciudadano Chiclayano Despierta.

 

 

La plataforma busca articular las propuestas de la sociedad civil para elevarlas a los diferentes espacios de gobierno (local, regional y nacional), y cumplir labor fiscalizadora en salvaguarda de los intereses de Lambayeque. Un antecedente próximo es el Movimiento Cívico de Chiclayo, conformado en el 2013 en rechazo al desgobierno y la corrupción de la administración municipal en la provincia.

 

LA MARCHA

La asamblea aprobó que el 15 marzo se realice en las calles de Chiclayo una masiva marcha para hacer sentir el malestar de la colectividad departamental por el crítico estado en que se encuentra el sistema de saneamiento básico.

 

La manifestación servirá también como medida de protesta por el manejo político que desde hace décadas daña la eficiencia técnica de EPSEL, que ha mostrado incapacidad para la ejecución de las acciones preventivas que fueron financiadas por el Estado por la alerta del Fenómeno El Niño 2016; la inoperancia para resolver la controversia en el proyecto de los colectores principales paralizado desde noviembre del año pasado, y por los negligentes resultados de los proyectos mal elaborados como el del casco antiguo de Chiclayo, que también fue paralizado.

 

Forma parte de las motivaciones de la jornada de protesta la incapacidad de las autoridades regionales y locales para la gestión de un proyecto integral de saneamiento básico para Lambayeque, considerando que aun miles de familias de la periferia de las ciudades y la zona rural no tienen acceso a los servicios de agua y desagüe.

 

Asimismo, se acordó que en la plataforma de lucha se integren temas como la falta de planificación urbana, el desorden, los problemas de limpieza pública, la exposición permanente de la población a problemas de salud por contaminación y, desde luego, los actos de corrupción que se registran en el departamento.

 

El propósito es hacer un llamado de atención a los gobernantes y al Ejecutivo nacional, para que se tome con mayor atención la problemática de Lambayeque y se ponga real interés en la fiscalización de los recursos que se asignan a los municipios y el gobierno regional.

 

ACUERDOS

Es su primera sesión, la comisión directiva del comité acordó dirigirse al Gobierno Regional de Lambayeque para que asuma la elaboración del expediente técnico del drenaje pluvial para Chiclayo Metropolitano, y al gobierno nacional para que a través de los ministerios de Vivienda, Construcción y Saneamiento, y Economía y Finanzas, para que garanticen el financiamiento de los proyectos de agua, alcantarillado y el drenaje pluvial para el departamento.

 

Asimismo, solicitar al sector Vivienda que resuelva directamente las controversias existentes en el proyecto de los colectores principales y el saneamiento básico de José Leonardo Ortiz, así como la ejecución inmediata del Régimen de Apoyo Transitorio – RAT en EPSEL.

 

En cuanto a la Municipalidad Provincial de Chiclayo, el comité acordó exigir que se abstenga de continuar con la interferencia política en las decisiones de la empresa del saneamiento.

 

Finalmente, acordaron solicitar al gobierno nacional que la ayuda humanitaria que se entrega a los damnificados de las lluvias en Lambayeque sea integral, acorde a sus reales necesidades y que permita resolver de manera transitoria la falta de vivienda, alimento y vestimenta. Cuestionaron, por ejemplo, que se les entreguen calaminas y planchas de triplay, pero no listones de madera y demás materiales necesarios para la construcción de módulos.

CONVOCA A MARCHA PARA EL 15 DE MARZO: COMITÉ CÍVICO DE LAMBAYEQUEASUME LIDERAZGO DE LA SOCIEDAD CIVIL

Leer más
 
 


Las Fotos de la Semana!

Selecciona Para ampliar nuestras imagenes más resaltantes de la Semana